• Noticias
  • Lipigas impulsa las habilidades blandas y la activación laboral en Emplea

Deborah Ubández, coordinadora de capacitación de Emplea, explica el aporte de la empresas en los programas de inclusión laboral y activación laboral que ejecuta la fundación en la sede de calle Germán Yungue de Estación Central, y que va dirigido a las más de 600 mil personas que actualmente están en situación de pobreza, tienen potencial de emplearse, en diversos oficios y trabajos, pero que actualmente están excluidas del mercado laboral.

La encargada señala que Emplea se adhiere con estos cursos a las iniciativas del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) en dos de sus vertientes: la inclusión laboral y la activación laboral, siempre contando con el apoyo de empresas de nivel nacional en categorías de precontrato, lo que ayuda al ejecutor del curso -en este caso Emplea- a sumar cursantes en estas capacitaciones gratuitas, y a la empresa que auspicia, a ejecutar la Responsabilidad Social Empresarial, que ayuda a mejorar procesos, sostenibilidad y alianzas con organizaciones de sociedad civil.

En el caso de la actual alianza con Lipigas, se quiere potenciar la activación laboral, y brindar a los participantes la posibilidad de capacitarse en algún tipo de oficio y luego, desde la fundación, gestionar puestos de trabajo y cupos según la actual Ley de Inclusión Laboral que obliga a las empresas a contratar al 1 por ciento de sus trabajadores bajo esta modalidad. “Nosotros los capacitamos y ellos se comprometen a incluirlos en sus empresas, no sólo la que financia el proyecto, sino cualquiera que se comunique con nosotros. Siempre enviamos a los mejores candidatos para que no abandonen los puestos de trabajo”, indica la coordinadora de capacitación de Emplea.

El curso financiado por Lipigas partió el 4 de diciembre y contempla 60 horas, durante 12 días, lo que les brinda a los más de 20 participantes a conocer habilidades transversales para el trabajo. “Las primeras 30 horas son medio día y luego en horario completo, para que vayan acostumbrándose a los horarios de jornada completa”, indica la profesional. Recalca que la metodología que se usa en los cursos  es del “aprender haciendo”, siempre con mucha colaboración y trabajo en equipo para potenciar los grupos de trabajo.

Hasta el momento la coordinadora señala sentirse orgullosa de sus participantes y de los profesores que imparten las clases, ya que a la fecha nadie ha desertado, lo que indica que se va por buen camino, para que en un futuro próximo puedan trabajar en áreas de bodega, inventario o diversas competencias administrativas, tanto en empresas grandes como en emprendimientos personales.

 

Aporte de voluntarios

En los programas de la fundación, el aporte de los voluntarios es vital para el desarrollo y progreso de las clases. Quien destaca en esta iniciativa de activación laboral en Estación Central, es la ex trabajadora de Fundación Paréntesis y asistente social, Valeska Rivas (32). Desde noviembre es parte del equipo que acompaña sobre todo a los participantes que requieren atención especial o con diversos grados de discapacidad mental o físico: “Me ha tocado hacer de todo, ayudar a los relatores en las clases y despejar dudas de los que están en clases”. Dice que lo más complejo es que los participantes tomen conciencia que todos los contenidos, por básico que se vean, servirán para la vida y sus próximos trabajos.

 

 

¿Quieres apoyar la inclusión laboral de personas en situación de pobreza y exclusión social? ¡Hazte socio!  

Alianzas