Noticias

Nov

2017

Bala perdida: La balacera en San Bernardo que terminó con la vida de Olga Cantillana

En la tarde del jueves 2 de noviembre, a las 20:20 horas, la familia Cantillana Lizana, comenzó a escuchar ruidos que perforaron su casa, literalmente. Ariel, el hermano menor de la familia, había estado jugando PlayStation con Christian, su cuñado. Ruth cuidaba a su guagua y Olga, de 27 años, quien se convertiría en inesperada víctima de la falta de Estado y de la violencia que surge de la desigualdad y la pobreza, veía una serie. La mesa estaba servida.

Recién se habían sentado a comer, cuando empezó la balacera. Bandas rivales de narcotraficantes habían entrado en conflicto. No era la primera vez. Hace algunas semanas una bala loca le había quitado la vida a un vecino que había ido a comprar al supermercado.

La familia corrió a la pieza y al baño para protegerse. Las balas corrían sin tregua. Bum, bum. Del otro lado golpeaban estrepitosamente las paredes de la casa. Bam. Olga se había desplomado. Una bala perdida le había atravesado un ojo.

Llamaron a Carabineros, no llegaron. Llamaron a la ambulancia, tampoco llegó.

La Villa Cordillera es una zona roja, a donde nadie entra. El narco había cobrado otra víctima, culpa de pandillas de jóvenes hechos “soldados” para ser alguien, sin opción, cuando la vida no te ofrece más que violencia.

Christian, la pareja de Ruth, la tomó en sus brazos, y, entre balazos, la llevó al hospital El Pino, el más cercano.

Tras cuatro días en el Hospital, Olga Cantillana falleció la noche del lunes 6 de noviembre, acompañada de sus seres queridos. Recién se había titulado de psicóloga en la Universidad Autónoma. Tenía 27 años. Hasta ahora era la única universitaria de la familia.

En medio de globos blancos y rosados, los familiares, vecinos y voluntarios de TECHO-Chile, la despidieron en su casa. Como ella quería, sus órganos fueron donados. Dos personas viven gracias a su decisión. A partir de su absurda, estúpida, muerte, Olga entregó vida.

Hoy a las 20:00, TECHO-Chile junto a Hogar de Cristo, Nuestra Casa, Fundación Vivienda, Diplomado de Dirigentes, Formando Chile, Urbanismo Social, Comunidad La Casa y Junto al Barrio, nos reuniremos en la Plaza de la Constitución, porque no queremos seguir callando ante esta realidad: la narcocultura que está convirtiendo algunos barrios críticos en campos de batalla.

Nos reuniremos en una velatón por la hija de una de las dirigentes de la villa Cordillera 2, que recibió el impacto de una bala loca cuando se encontraba en su casa junto a su familia. La cita es por ella y por todas las víctimas que han caído a consecuencia de la violencia y el narco en las poblaciones de nuestras ciudades. Si sientes que es necesario hacer algo, asiste físicamente a la Plaza de la Constitución y en forma virtual con el ashtag #cuantasvidasmás

Asiste hoy a las 8 a la Plaza de la Constitución

Velatón #cuantasvidasmás por Olga y todas las víctimas del narco