Noticias

Ene

2018

Cristián Piro, emprendor chileno: “Como al Papa le gusta el mate frío, yo produje el tereré”

Tiene 28 años y llegó al mate por su afición al surf. “Eso es lo que se toma después de una tarde de batallar con las olas en Pichilemu”, explica. Con 5 años en el negocio, ahora lanza mate frío en lata, la bebida nacional de Paraguay y la forma en que le gusta tomarlo al Pontífice.

La yerba mate (ilex paraguariensis), es paraguaya, tanto que en su versión fría se le considera la bebida nacional de ese país. El Papa Francisco es argentino, lo que significa que pertenece al pueblo que más mate consume. Y el mate frío, que se conoce como “tereré”, es el que más le gusta consumir al Pontífice, y es el que tomará en Chile cuando se encuentre con los más excluidos en la explanada del Santuario del Padre Hurtado.

Esta trilogía –yerba mate, tereré y Papa- es la que tiene súper motivado al joven emprendedor chileno Cristián Piro (28), inventor de la marca Piromate, que cuenta con 5 años de vida y nació inicialmente produciendo pocillos de silicona colorinches para el mate. Esto fue consecuencia de la pasión que Piro siente por el windsurf, a cuya práctica se hizo habitué en Pichilemu, balneario ubicado al sur de Litueche, donde tienen parcela sus padres. “Después del frío que te agarras en el agua fría, no hay nada mejor que un mate. Es una práctica súper común en el surf y un consumo muy de la zona de donde yo provengo”, explica haciendo notar su vínculo familiar con Germaín de la Fuente, famoso vocalista de Los Ángeles Negros.

Egresado de ingeniería comercial de la Universidad Mayor, Cristián ha ido incorporando más y más productos, como la yerba mate pura que importa desde Brasil, Argentina y Paraguay, los principales productores, y mezcla acá, agregándole otras yerbas locales. Tiene 8 mezclas de sabores: mate con limón, mate con naranja, maté con menta, cedrón y poleo, mate con rosa mosqueta, mate con bailahuén, mate con boldo y mate orgánico. Y, justo coincidiendo con la visita del Papa, está lanzando al mercado una bebida gaseosa en lata que se llama Tereré. Eso, además de unos packs completos que incluyen el mate, la bombilla, el termo y el tarro con mate.

Tan exitoso ha sido su emprendimiento, que “los brasileños me han ofrecido cambiar la marca”, dice con su energía inagotable, que ahora tiene volcada a que en el “Encuentro con el Cristo Pobre”, donde el papa tomará mate y comerá sopaipillas con acogidos del Hogar de Cristo en el Santuario del Padre Hurtado el martes 16, sea su yerba la que se consuma. Le regalará además un mate de silicona con los colores de su equipo de fútbol, el San Lorenzo, cuenta, mostrando además las fotos que consiguió tomarle al Papa un amigo suyo en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, con uno de sus productos, y que fue tema en el popular diario Clarín de Argentina.

Así es este joven emprendedor chileno. Energético, como su tereré en lata.