Hogar de Cristo

CERTIFICADO DONACIONES

PADRE HURTADO

Fondo Esperanza, Cencosud y ComunidadMujer premian a la mujer emprendedora

Por cuarto año consecutivo, la alianza Cencosud, ComunidadMujer y Fondo Esperanza distinguen los mejores testimonios de mujeres que han logrado superar la pobreza.

La premiación “Corazón Emprendedor” es la culminación del ciclo de talleres de capacitación a emprendedoras de Fondo Esperanza, iniciativa que este año se realizó en Santiago, Temuco y, por primera vez, en las ciudades de Talca y Antofagasta.

Tres mujeres emprendedoras, de las 650 que participaron este año de los talleres Corazón Emprendedor, fueron reconocidas con el galardón que distingue los testimonios de vida que mejor vinculen el desarrollo personal con el emprendimiento efectivo.

El programa “Corazón Emprendedor” -realizado por cuarto año consecutivo- se inserta en la política de Responsabilidad Social Empresarial de Cencosud, que tiene como foco principal la superación de la pobreza a través del emprendimiento. Esta iniciativa en particular, responde a una alianza concretada el 2008 entre Cencosud, ComunidadMujer y Fondo Esperanza, con el fin de apoyar a emprendedoras de dicha institución.

Las ocho finalistas fueron evaluadas por un jurado compuesto por destacadas personalidades del ámbito público y privado. Ellos son: el ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine; la ministra del Servicio Nacional de la Mujer, Carolina Schmidt; la presidenta de ComunidadMujer, Esperanza Cueto; el director de Cencosud, Bruno Philippi; el gerente general de Cencosud, Daniel Rodríguez; el director de Fondo Esperanza, Luciano Magnet; la vicepresidenta de ComunidadMujer y decana de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello, Margarita María Errázuriz; la editora de revistas de El Mercurio, Paula Escobar; el director del Centro de Políticas Públicas de la UC, Ignacio Irarrázaval; la rectora de la Universidad Santo Tomás de Valdivia, Laura Bertolotto; y la ganadora del Premio Corazón Emprendedor 2010, Elizabeth Pizarro.

Cada uno de ellos estudió los testimonios preseleccionados y eligió aquellos que mejor reflejaron la vinculación entre desarrollo personal y emprendimiento efectivo de las emprendedoras de Fondo Esperanza.

El primer lugar de “Corazón Emprendedor” recibirá $1.500.000, cifra que le permitirá cumplir su sueño de emprendimiento. El segundo lugar obtendrá $1.000.000, mientras que el tercero $800.000. Sumado a esto, los tres primeros lugares obtendrán una beca para un concurso abierto de capacitación en la Universidad Santo Tomás.

Las ganadoras

Tras el terremoto de febrero del 2010, Marcela Becerra, con 42 años, casada y madre de cuatro hijas, perdió su fuente de trabajo en el Mercado de Talca. Esta catástrofe la obligó a reinventarse para sacar adelante a su familia. Pensando en los trabajadores que llegarían a levantar la ciudad, optó por la cocinería como un buen negocio. Así nace “La Cocina de Marcela”, lugar en el que ofrece todo tipo de alimentos caseros. Gracias a los ingresos de su nuevo local ha podido mantener a su familia y educar a sus hijas. Su sueño es agrandar el lugar para recibir a más clientes y ampliar su carta de alimentos.

Luz Cayunao tiene 46 años, es casada y tiene tres hijas. Comenzó su negocio haciendo pulseras y, al ver que su talento daba frutos, amplió su producción a anillos, collares y aros. Esto le permitió mantener y sacar adelante a su familia. Hoy participa en ferias de artesanos y se especializa buscando la innovación. Sueña con tener un local estable, fabricar más artesanías y dar clases de bisutería.

Con 43 años, Edith Ramírez es casada y tiene tres hijos. El deseo de darles una buena educación la motivó a recolectar desechos forestales -leña y piñas- en los bosques cercanos a su casa, ayudada de su yegua y una motosierra. Pese a que es un trabajo desgastante y que requiere un gran esfuerzo físico, puede estar con sus hijos cuando llegan del colegio. Su sueño es dejar de recolectar con sus propias manos, dar trabajo a otras personas e instalar un lugar de venta. Además, anhela una camioneta para trasportar la recolección.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir