Testimonio

Feb

2018

Viviana Guzmán: “Siento que estoy sacando la cara por todas las mujeres”

Viviana es la primera mujer en Chile en trabajar de operaria de maquinaria pesada en la industria forestal. Hizo un curso de operaria de grúa en el año 2014 en la Región de Bío-Bío en Fundación Emplea, y esta es parte de su historia.

“Me llamo Viviana Guzmán y tengo 22 años. Hace 4 años trabajo para Forestal Arauco, como la primera mujer en Chile operadora de maquinaria forestal pesada. Vengo de una familia compuesta por mis padres y una hermana de 28 años. Soy de la localidad de Santa Juana y estudié en el Liceo Nueva Zelanda de esa misma localidad”, relata emocionada.

¿Cómo llegaste a Fundación Emplea de Hogar de Cristo?

Conocí Fundación Emplea por medio de un profesor de mi liceo cuando yo estaba en cuarto medio. Nos contó que Emplea iba a hacer el curso de Operaria de Grúa y yo lo vi como una oportunidad para seguir estudiando. Ni mis padres ni yo no teníamos dinero para una universidad así que el curso fue una buena opción.

¿Qué dijeron tus padres?

Mis padres al principio no querían que postulara a este curso. Cuando recibí el llamado de Fundación Emplea, mi papá (Héctor) se negó. Veía con inquietud que estuviera en un trabajo que por años había sido exclusivamente para los hombres. Uno de sus pensamientos era: “¡pero como va a mover tremenda máquina, si no sabe ni siquiera manejar un auto!”. Al final me inscribí igual y realicé la capacitación de 4 meses con excelencia. Hice la práctica con una evaluación mayor aún que la de mis compañeros varones.

Hoy me encuentro trabajando en la comuna de Los Ángeles en Frontera Manzanal de la Forestal Arauco. Soy operadora de Harvester y  aunque no fui la única mujer que hice este curso ya que también tenía otras 4 compañeras, yo fui la primera en ser contratada por una empresa.

¿Cómo es trabajar alrededor de hombres?

Mi trabajo es difícil. No sólo tengo que lidiar con ser la única mujer dentro de más de 50 hombres que están en faena y todo lo que eso conlleva, como los temas del manejo de grupo y los límites que una tiene que marcar. Además tengo turno de trabajo de 7 días en faena y 7 días libres. A veces tengo conexión y antena pero otras veces es imposible comunicarme con mis padres por teléfono. La soledad deprime un poco.

Hace un tiempo estuve sin trabajo por 5 meses, pero de la misma empresa donde había estado antes me llamaron y me recontrataron. Aquí siento que valoran mi trabajo. Ya tengo 4 años de experiencia manejando estas máquinas e incluso mis pares varones pueden apreciar y valorar lo que yo sé hacer. Siento que estoy sacando la cara por todas las mujeres.