Reportaje

Jul

2018

Viviendas sociales en Las Condes: la verdadera historia de los postulantes

Ni delincuentes, ni personas de malas costumbres. Salimos a buscar las historias de los postulantes a los polémicos departamentos de Rotonda Atenas. Están molestos por la discriminación de sus vecinos, ya que dichas viviendas sociales no serán un regalo, sino que fruto de su esfuerzo.

Por Consuelo Rehbein.

Rabia, molestia, indignación y enojo. Estas palabras fueron las más repetidas por Priscilla, Angie y Alejandra al preguntarles qué sintieron al ver a los vecinos de Rotonda Atenas manifestándose en contra de la construcción de viviendas sociales en el sector. Las tres eventualmente, podrían convertirse en habitantes de los departamentos anunciados por el alcalde Joaquín Lavín.

“No somos ni delincuentes, ni personas con un mal vivir. Que esas vecinas hablen así de nosotros es un tema que nos toca la fibra, porque somos personas de trabajo y esfuerzo. Detrás de cada uno de los postulantes, hay una historia”, relata Alejandra Mardones. Cuando vio en los medios a los vecinos manifestándose con cacerolas, le nació un sentimiento de enojo e indignación.

“Es increíble que sean los propios vecinos los que discriminan. Muchas de las personas que vivimos acá en el sector de Colón le trabajan a estas personas. Son sus nanas, asistentes y más. Saben que no somos malas personas. Acá hay directamente un tema de discriminación”, añadió la joven que es madre de tres hijos.

Los departamentos no serán regalados

Para Priscilla Araya, por otra parte, estos actos de discriminación no tienen sustento alguno. “A nosotros nadie nos está regalando una casa. Lo que está haciendo el alcalde Lavín es darnos la oportunidad de acceder a una vivienda gracias a nuestro esfuerzo. Yo tengo ahorros desde hace años, pero mi sueldo no alcanza para comprar una vivienda de forma particular”, añadió.

A Priscilla le duele la discriminación que ha observado por parte de los vecinos de Rotonda Atenas, porque ella es hija y nieta de personas que han vivido toda su vida en Las Condes. Lamentablemente, aún no ha podido concretar el sueño de su casa propia.

“No siento nada al verlas con las ollas. Es discriminación y me genera enojo, pero toda persona tiene derecho a postular a su casa. A mí me gusta Las Condes, mi hijo ama ir a su colegio, mi pareja trabaja en la comuna y yo en Vitacura. Si pudiésemos tener nuestra casa, para mi sería un sueño hecho realidad”, señaló Angie Aguirre. La joven espera poder postular a una casa en Las Condes, comuna en la que está vive actualmente.

Fuego cruzado entre vecinos

Las Condes históricamente se ha ubicado en el top del ranking de “las mejores comunas para vivir”. Su red de asistencia social, servicios de salud, seguridad, educación y una amplia diversidad de programas en beneficio de sus vecinos, la han hecho una digna merecedora de esos reconocimientos.

En los últimos días se ha instalado una polémica de fuego cruzado, tras el anuncio del alcalde sobre los 85 departamentos en el sector de Rotonda Atenas. Tal como señalaba una de las vecinas postulantes, se requiere de un ahorro previo y una serie de requisitos que hacen que no cualquiera pueda postular, como erróneamente han señalado los vecinos movilizados del sector de Rotonda Atenas.

Disminución de plusvalía: falso

Según los vecinos de ese sector, las viviendas sociales podrían convertirse en un foco de delincuencia, disminuyendo la plusvalía del área. A propósito del caso, urbanistas y especialistas en inversión inmobiliaria señalaron a Publimetro que la construcción de estas viviendas sociales no afectarían a plusvalía del sector.

Juan Pablo Rodríguez, presidente de la Junta de Vecinos de Colón Oriente, considera que es lamentable la situación. “Tenemos que preocuparnos de otras cosas que son problemáticas, pero no cerrarle las puertas a un vecino o vecina allegado de la comuna de Las Condes, que necesita tener su propia vivienda” señaló.

Décadas de espera

Según el dirigente, muchos de los casos que ellos conocen en el sector de Colón llevan décadas esperando una casa. Actualmente están sin espacio teniendo a abuelos, hijos y nietos viviendo en un mismo lugar. “Nuestro alcalde y su equipo están al tanto de esta situación”, puntualizó. “Acá en esta comunidad, vivimos todos apretados. Están en las casas de los fundadores de la población que llegaron hace más de 50 años”, señaló el dirigente.

Juan Pablo destacó que en la población vive gente de buen vivir, profesionales, personas trabajadoras o con algún oficio. “Da pena ver que nos estén discriminando. Nosotros en la comunidad estamos viendo un proyecto con el alcalde para poder construir segundos pisos en nuestras casas, porque no dan a basto. ¿Qué mejor entonces que construir nuevas viviendas?”, añadió.

Angélica Ormeño, también dirigenta del sector Colón Oriente señaló que “no se entiende la postura de nuestros vecinos”. “Cuando se estaba peleando el terreno con Vitacura toda la gente de Las Condes defendió a los vecinos que harían uso de esas viviendas, pero ahora nos están discriminando ellos mismos”, agregó.

LOS ROSTROS DETRÁS DEL SUEÑO DE LA CASA PROPIA EN LAS CONDES

Más allá de la rabia e impotencia que los vecinos postulantes sintieron tras ver las manifestaciones en contra de las viviendas sociales, y tal como señaló una de nuestras entrevistadas, “detrás de cada postulante hay una historia”.

Priscilla y su larga espera

Tiene 38 años y es madre de tres hijos. Ella es Priscilla Araya, una mamá que lo ha dado todo por sus hijos. La mayor ya está en la universidad, el hermano que la sigue está en la enseñanza media y tiene un pequeño de apenas tres años.

Cuando sólo tenía a sus dos hijos mayores, Priscilla vivía con su pequeña familia en tan sólo un dormitorio pequeño.

De a poco pudo ir optando a lugares un poco más grandes, y con ayuda de sus parientes, vivió en varias casas. Ella siempre aportando con dinero de su trabajo. Todas direcciones en la comuna de Las Condes.

Una casa para vivir con sus hijos

Tal como señalábamos al comienzo de este reportaje, Priscilla juntó durante años los ahorros para postular a una vivienda en Las Condes. Su cuenta de ahorro para la vivienda data de 1999.

Desde que se convirtió en madre, ella siempre ha querido tener un lugar propio, para poder decirle a sus hijos que esa es su casa. Hace tres semanas la llamaron para firmar una serie de papeles, y hay altas posibilidades de que en agosto la notifiquen como una de las beneficiadas con las viviendas de Rotonda Atenas.

Tiene 7 años de antigüedad laboral y reconoce haber sido siempre muy responsable con sus ahorros para la vivienda. Priscilla señaló que su hija aún no cree que sea tan posible que sean beneficiadas. Llevan 19 años esperando. Sin embargo, al preguntarle a esta joven madre sobre “cómo sería el momento en que entre a su casa propia” se emociona. “Sería un sueño hecho realidad. Serían tan feliz, porque por fin podría decirle a mis hijos que esta es nuestra casa. Por sin podríamos vivir todos juntos, porque actualmente no podemos”, señaló emocionada.

Angie y el sueño de la primera casa

Los padres de Angie Aguirre no tuvieron casa propia. Toda su vida esta joven colombiana ha vivido en casas arrendadas. No conoce lo que se siente poder modificar su propio lugar a gusto. Llegó a Chile buscando nuevas oportunidades. Su pareja llegó primero y luego ella viajó, dejando a sus padres y al resto de su familia a miles de kilómetros de distancia.

Actualmente tiene 27 años y vive en Las Condes. “No creo que vuelva a Colombia”, señaló, diciendo que le ha gustado mucho Chile. Agrega que el colegio de su hijo es excelente y que tiene unos jefes que la apoyan mucho. Así, logra compatibilizar su rol de madre y su trabajo.

Actualmente su hijo estudia en el Colegio Juan Pablo II de la comuna de Las Condes. “Los días que no hay clases mi hijo se pone algo triste, porque ama ir al colegio”, señaló. Su hijo va en pre kinder, tiene 4 años. Ella trabaja en una cafetería de Vitacura y su pareja es barista en el INACAP de Apoquindo.

“Tener una casa propia para mí significa mucho. Nunca he tenido casa propia, tampoco tuve casa propia en Colombia. Siempre hemos arrendado, moviéndonos de aquí para allá. Tener una casa para mí y mi pareja, para que nuestro hijo juegue libremente, sería un sueño”, concluyó la joven.

Alejandra, agradecida de sus parientes, quiere un lugar propio

Alejandra Mardones es prima del presidente de la Junta de Vecinos de Colón Oriente, Juan Pablo Rodríguez. Vive en la casa de sus parientes, junto con sus dos hijos mayores y la más pequeñita de sólo 8 meses. “Yo estoy agradecida de mis parientes y de mi primo, por su apoyo, pero me gustaría tener mi propio lugar. Poder decirle a mis hijos que tienen su dormitorio, que sientan también que el lugar es de ellos y que no incomodamos”, señaló.

La joven al ver las manifestaciones en Rotonda Atenas escribió un texto en redes sociales que fue destacado por su primo. En dicho texto, manifestó la rabia e impotencia que le generaba la discriminación que estas vecinas hacían directamente a la gente que llegaría a vivir a los departamentos.

“Yo trabajo y he hecho todo lo necesario para postular a mi vivienda propia. Me da pena ver que estas señoras se crean con el derecho de discriminarnos, de decir que somos delincuentes. Somos personas humildes, de esfuerzo, que trabajamos por tener nuestras cosas. No encuentro justo que, porque ellas han tenido la suerte de tener un mejor vivir, se sientan con la libertad de tratarnos de esa manera”, dijo enfáticamente la joven.

“Confiamos en nuestro alcalde”

Esta familia ha tenido la oportunidad de conversar directamente con autoridades del área de vivienda de la municipalidad. Tanto Alejandra, como su primo Juan Pablo, confían en que el alcalde Joaquín Lavín seguirá adelante con el proyecto. Y así se beneficiará a estas 85 familias y a más en el futuro.

“El es una persona muy inteligente, y a la vez es muy bondadoso. Ha sabido ser un gran alcalde. Se preocupa de su gente. Dudo que se deje influenciar por un grupo de vecinos que lo único que hacen es discriminar”, señaló Alejandra

Le preguntamos si, en el caso de ser beneficiada con una vivienda de Rotonda Atenas, sentiría temor de ser discriminada por estas agrupaciones de vecinos. Alejandra no tiene miedo. “Cuando lleguemos a vivir a ese sector, sólo nos quedará demostrarles con hechos que somos buenas personas. Que no somos delincuentes. Somos personas de esfuerzo, detrás del sueño de la casa propia. Se darán cuenta que sólo queremos vivir en paz”, agregó.

Publicado en Publimetro.