• Home
  • Noticias
  • Colegio Nuevo Futuro de Lota obtiene Fondo de Financiamiento Colunga

Colegio Nuevo Futuro de Lota obtiene Fondo de Financiamiento Colunga

Podrá ampliar el proyecto innovador Aula Cooperativa a todos los cursos de la escuela

4 febrero, 2019

Una gran alegría y mucha satisfacción se respira en este establecimiento de Fundación Súmate del Hogar de Cristo en el Biobío. Gracias a este fondo, podrá ampliar el proyecto innovador Aula Cooperativa a todos los cursos de la escuela, cuya principal finalidad es la reinserción escolar de alumnos en situación de pobreza y vulnerabilidad.

Por María Teresa Villafrade

En 2018, el Fondo de Financiamiento Colunga que busca potenciar proyectos y soluciones innovadoras en el abordaje de problemáticas sociales, relacionadas con la pobreza y exclusión social, abrió una convocatoria especial para Biobío. La región posee la segunda concentración de población en situación de pobreza de todo el país. De un total de 15 organizaciones postulantes, 10 pasaron a un proceso de mejora y, finalmente, dos ganaron: Fundación Súmate y Fundación Tierra Amarilla.

“Estamos muy felices y orgullosos de que nuestro modelo pedagógico Aula Cooperativa, diseñado especialmente para la enseñanza y aprendizaje de niños, niñas y jóvenes excluidos del sistema educativo regular, haya resultado beneficiado con estos fondos. Ellos nos permitirán ampliar esta metodología innovadora a todos los 75 alumnos de nuestro establecimiento, dice Mónica Chacón, directora del colegio Nuevo Futuro.

-¿En qué consiste Aula Cooperativa?

-Esta iniciativa partió en enero de 2018 cuando realizamos una pasantía en Madrid, España, donde conocimos este proyecto que implica cambiar la estructura de un aula educacional y toda la organización administrativa y pedagógica tradicional. Durante todo el año, trabajamos con mucho ensayo y error, porque queríamos dar respuesta a nuestra realidad y no simplemente copiar el modelo. Lo que nosotros instalamos tiene que ver con cambiar el rol del estudiante  y también el rol del docente. Este último ya no es el que genera el aprendizaje, sino un facilitador del proceso pedagógico, y es el estudiante el que genera sus propios aprendizajes.

-¿De qué manera se logra este cambio en los roles?

-Trabajamos en tres ámbitos: uno es el espacio físico del aula, que realmente tiene que dar respuesta a todas las necesidades del estudiante: el mobiliario, el colorido la distribución, todo tiene un sentido y un propósito, con aulas alegres, llenas de luz y espaciosas. El segundo foco de cambio tiene que ver con las estructuras pedagógicas y curriculares, ya no se trabaja con asignaturas por separado sino que se generan ámbitos de aprendizaje: el sociolingüístico (historia, inglés y lenguaje) y el científico tecnológico (matemáticas, tecnología, ciencia y arte). Se usa la metodología llamada Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), en la que los alumnos dan respuestas a preguntas desafiantes, y desde ahí surgen los proyectos. Por otro lado, cada profesor de asignatura de estos proyectos genera el desarrollo de contenidos del currículum nacional. El tercer foco es el trabajo colaborativo de los docentes, los profesores trabajan en triadas y no planifican por separado. A la triada se suma el equipo socioeducativo: el trabajador social, la educadora diferencial, el sicólogo, todos aportando a los docentes en relación a la convivencia, el clima del aula.

MENOS CUADERNOS, MÁS TABLETS

-¿Qué significa para el colegio adjudicarse este Fondo de Financiamiento Colunga?

-La verdad es que esto es mucho más que obtener recursos para que toda la escuela tenga Aulas Cooperativas.  Nos asegura la contratación de profesionales para enseñanza media y la adquisición de tecnología, porque una de las fortalezas que tiene este proyecto es que los chicos trabajan mucho desde los espacios virtuales. Usamos la plataforma classroom, la idea es menos uso de cuadernos y más uso de tablets. Además tenemos incorporada la evaluación formativa que promueve el Ministerio de Educación, ello significa que los alumnos se autoevalúan y después hay un proceso de coevaluación con el profesor. La calificación surge de todo un proceso de evaluación y no de la nota de una prueba sumativa. Este proyecto apunta a resolver los grandes problemas que tiene la educación. Es todo un complemento de innovación y eso fue lo que sedujo a Colunga a financiarnos.

-¿Cómo resultó el primer año de implementación de Aula Cooperativa en el colegio?

-Los alumnos de esa aula, que son de primero y segundo medio y estaban con mucho atraso, subieron notablemente su promedio y, además, entre el primer y segundo semestre, la asistencia a clases subió 10 puntos. Es un aula tan flexible, que las estudiantes que tenían sus guaguas, podían llevarlas. Hay un espacio con futón y alfombra donde los bebés pueden jugar, mientras sus mamás estudian. No hay excusa para faltar a la escuela. Acogemos la diversidad y todas las necesidades particulares de cada estudiante. Por ejemplo, damos becas de pasaje ya que tenemos alumnos que vienen de Curanilahue y el costo promedio del transporte es cerca de 4 mil pesos diarios. Con este fondo, vamos a poder seguir apoyándolos con estas becas.

ADIÓS AL DISCURSO LASTIMERO

-En lo personal, ¿qué significó para ti participar en la postulación?

-Además de la alegría que siento de ganar este importante fondo, en lo profesional ha sido un crecimiento muy grande. No es el típico proceso en que postulas y si lo pierdes o ganas no sabes por qué. Aquí se trató de un proceso súper pedagógico en el que Colunga nos entregó herramientas desde el área de la ingeniería como la teoría de cambio o cómo hacer pitchs. Me dieron 10 minutos para defender el proyecto educativo ante una mesa de inversión de puros ingenieros. No fue fácil, pero nos prepararon para poder hacerlo bien. El enfoque que tiene Colunga no es sólo entregar dinero sino capacitar y prepararnos optimizar nuestros conocimientos. Nos obliga a salir del discurso lastimero para pedir plata a emplear un lenguaje súper técnico y potente.

La directora del colegio Nuevo Futuro, Mónica Chacón, agradece especialmente el apoyo brindado por la socióloga Isidora Araya, analista del área de estudios y evaluación de Hogar de Cristo, en la difícil y desafiante etapa de postulación.

Colunga, junto a la Universidad de Concepción, AcercaRedes y SocialB, fueron las entidades que ayudaron en el perfeccionamiento del diseño y la gestión del proyecto Aula Cooperativa de la Fundación Súmate. El comité evaluador, compuesto por Inti Núñez, director de desarrollo de la facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción; María Victoria Pérez, directora del Departamento de Psicología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Concepción; Charles Kimber, gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Celulosa Arauco; Juan José Cueto, director de Fundación Colunga y Arturo Celedón, director Ejecutivo de Fundación Colunga, seleccionó a los ganadores.

¿Quieres apoyar a personas en situación de vulnerabilidad? ¡Hazte socio!  

 

Relacionados