• Noticias
  • Ángelo Escárate: Del carrete de la bodega al desafío de la administración

Tiene 36 años y participa en el programa de Orientación Sociolaboral de Fundación Emplea de Hogar de Cristo. Actualmente trabaja en el área de bodega, pero en el programa le propusieron estudiar, perfeccionarse y orientar su vida laboral hacia lo administrativo. Aquí narra su proceso.

Por Mauricio Bascuñán A.

Hace un año y medio llegó a fundación Patérnitas, debido a su consumo problemático de alcohol, el que no esconde y asume con gallardía, siempre teniendo claro que lograr consumo cero es siempre un camino cuesta arriba, especialmente cuando amigos y compañeros de trabajo te invitan una cerveza o una copa de vino al llegar el viernes. Por lo mismo, es crítico de su actual rubro -el bodegaje-, a la hora del ocio y la convivencia.  “Bodega se presta mucho para el carrete, el consumo, así que opté por cambiar, y Emplea me ofreció hacer unos cursos de administración, que sentí debía hacerlos”.

Su cambio no es sólo en lo laboral. En el corto plazo, su idea es salir de la residencia y recomenzar una nueva vida en todos los ámbitos. “Estoy postulando a la casa propia”, cuenta emocionado y siempre con ganas de agradecer a quienes en fundación Emplea le ayudan a reposicionar su vida, como su preparadora sociolaboral. “Cuando consumía estaba con la mente muy cerrada y ahora que ya estoy limpio sí tengo un futuro. Al principio, cuando me metí en el consumo yo vivía el día a día, pero ahora ya estoy bien y contento de mi cambio rotundo. Gracias al programa de Emplea aprendo cosas nuevas, como la administración”, sostiene desde el patio de Patérnitas.

Escárate anima a las personas que están viviendo situaciones similares a no bajar los brazos y buscar ayuda, sobre todo si sienten que ya no pueden controlar el consumo de alcohol o drogas: “Nunca es tarde para volver a empezar, para rehabilitarse, para hacer algo que a uno lo llene en todos los aspectos, y luchar para ser una mejor persona y un mejor trabajador a futuro”.

Recalca que los programas de fundación Emplea de Hogar de Cristo ayudan “muchísimo” para abrirse camino en el campo laboral y aprender cosas nuevas. “Estos programas sociales no son sólo para personas que están saliendo de una adicción o de un tratamiento terapéutico, sino que son una oportunidad para cualquiera que desee perfeccionarse y crecer”, afirma con convicción.  “Creo que la mejor forma de reinsertarme en la sociedad es haciendo este curso, que me motiva a aprender y crear cosas grandes que me llenen como persona. Ahora siento que sí puedo lograr cosas importantes para mí”.

 

 

¿Quieres apoyar la inclusión laboral de personas en situación de vulnerabilidad? ¡Hazte socio!  

Alianzas