Noticias

may

2017

21 años de Fundación Rostros Nuevos: ¡Mejorar la calidad en la atención para llegar a más personas!

Directora ejecutiva planteó desafíos para los próximos años con el propósito de mejorar la inclusión de las personas con discapacidad mental en el país.

El pasado viernes, Fundación Rostros Nuevos de Fundaciones Hogar de Cristo cumplió 21 años de trabajo inclusivo para las personas con discapacidad mental que viven en situación de extrema pobreza. A través de sus 46 programas sociales potencia diariamente el desarrollo integral de estas personas, lo que permite a sus acogidos vincularse y participar más activamente en sus comunidades.

Rostros Nuevos, presente actualmente en 6 regiones, emergió hace más de dos décadas como programa de salud mental de Hogar de Cristo, con el propósito de dar respuesta especializada a la alta demanda de personas adultas con problemas de salud mental en condición de extrema pobreza que permanecían largo tiempo en las hospederías.

Quién lideró ese trabajo fundacional en 1996 fue Rodrigo Zaldívar Larraín, voluntario y miembro del Consejo de esta área de Hogar de Cristo, y acompañado por funcionarios y voluntarios de la época logró aumentar la cobertura y adecuar progresivamente la atención a modelos de intervención psiquiátricos más contemporáneos.

 

“Tenemos la firme convicción de que tanto las políticas públicas como la inclusión social se juegan también en cada barrio, territorio y comuna”, indicó María Isabel Robles, directora ejecutiva de Rostros Nuevos.

 

En 2016, para conmemorar las dos décadas de la fundación, se realizaron diversos hitos que permitieron beneficiar a más participantes, ampliar sus programas sociales y mejorar la calidad:

En la Región de Coquimbo se introdujo el Programa de Apoyo Familiar (PAFAM) para favorecer a 60 familias en situación de pobreza. Instancia que instó a familiares en el cuidado cotidiano del integrante con discapacidad mental.

También durante el año pasado, se celebró, en el Polideportivo de Estación Central, la décima versión del Encuentro Deportivo para personas con discapacidad mental. A la jornada, realizada en agosto, asistieron más de 1.200 personas de 26 instituciones afines a la causa.

En octubre, gracias a la colaboración público privada, ex-alumnos del Colegio San Ignacio Alonso Ovalle, de la generación de 1962, lograron reunir y donar el 50 por ciento de los recursos necesarios para su construcción de la Residencia Protegida de calle Abtao, en Estación Central. “Con este proyecto se igualan oportunidades y se respeta la calidad de vida las personas con discapacidad”, afirmó en la ceremonia Daniel Concha, director del Servicio Nacional de la Discapacidad.

También, con el propósito de aumentar los espacios laborales de los participantes de nuestra causa, en noviembre se ejecutó el proyecto “Empleo con apoyo como estrategia de inclusión laboral de personas con discapacidad mental” para más de 30 personas. Una experiencia piloto que buscó generar nuevas estrategias de inclusión laboral a través del empleo.

 

 

Y con el fin de crear compromiso y corresponsabilidad de la comunidad con respecto de esta realidad social, la fundación plasmó por tercera vez el “Concurso Literario para Personas con Discapacidad” en el Centro Cultural Gabriela Mistral. Se recibieron más de 50 trabajos de Santiago y regiones, que permitió que acogidos usaran la literatura como un espacio de inclusión en la sociedad.

 

 

Ahora, para el futuro cercano, la fundación liderada por María Isabel Robles, señaló que dentro de las prioridades está mejorar la calidad del servicio, “lo que considera aspectos técnicos-metodológicos de nuestros modelos de trabajo”, y fortalecer los programas con las comunidades locales, “ya que tenemos la firme convicción de que tanto las políticas públicas como la inclusión social se juegan también en cada barrio, territorio y comuna”, sentenció su directora ejecutiva.