Testimonio

Sep

2017

Nicolás Larraín arenga a estudiantes de Emplea: “¡Estar aquí es mejor que en un seminario en CasaPiedra!”

En Maipú, ante un centenar de estudiantes de Fundación Emplea, el ex candidato presidencial 2017, Nicolás Larraín desplegó su ronco e interpelador discurso sobre emprendimiento e innovación, con el que lleva más de 2 años recorriendo universitarios y empresas, contratado incluso por Corfo. Ahora, absolutamente ad honorem, compartió sus nociones con los alumnos de Emplea, fundación del Hogar de Cristo.

Por Mauricio Bascuñán A.

Comenzó afirmando que, desde que dejó la tele, debió “rebuscárselas” e invertir en diversos negocios. Unos más exitosos que otros. El “peor”, sin duda, fue ser dueño de un restaurante: “No se metan en eso, roban todo: clientes, proveedores, ¡todos!”, ironizó ante jóvenes y adultos de los cursos de Asistentes de Venta y Bodega, Administración y Cuidados Geriátricos. Siguió su charla contando qué pasó después de terminar su participación en el famoso programa “Caiga Quien Caiga”, de Mega. Con 7 hijos y sólo un sueldo debió ingeniárselas en el campo de la innovación. Para él la única que ofrecía algo similar en los medios de comunicación era la periodista Soledad Onetto.

“Entrevisté a emprendedores los domingos en la mañana. ¡Muy pocos me escuchaban! Hablé con la señora que hacía mermeladas hasta con un tipo pechugón que viajaba a Silicon Valley. Al poco tiempo me rayé y comencé a meterme a internet y ver las famosas charlas TED”, contó el conductor de radio Tiempo. “Estar aquí vale mucho más que estar en Casa Piedra”, dijo ante los estudiantes de Emplea, quienes disfrutaron la jornada, escuchando cómo Larraín ha perseverado en su vida sin dejarse avasallar por problemas “que no valen la pena”. Subrayó que los chilenos debemos cambiar de actitud e insistir una y otra vez, porque al final los sueños y proyectos “sí se cumplen”. Perseverancia y actitud es lo que se requiere para salir de la cesantía o de una “mala pega”. “Hay que cambiar de actitud, no queda otra”.

“Nuestros padres y abuelos nos han enseñado que uno debe trabajar, trabajar y trabajar. ¡Eso está mal!, ya que responde a lo que sucedía en la Revolución Industrial. Ahora hay que ir a trabajar y ser feliz”. Para lograr hacer lo que a uno le gusta, recomendó hacer una lista en un papel. “Si a alguien le gusta tocar guitarra, que toque guitarra. Cuando uno está feliz, no necesita ni un Porsche, ni el celular de última generación”, finalizó, luego de un cerrado aplauso de los jóvenes y adultos de la fundación, que se rieron con sus destemplados consejos.

Osvaldo Luengo, director de Emplea Región Metropolitana, afirmó que la exposición de Larraín fue “motivadora y ayudó a avanzar en procesos que nuestros alumnos ya están viviendo”.

 

¿Quieres apoyar la inclusión laboral y fortalecer la empleabilidad de jóvenes y adultos en situación de pobreza? ¡Hazte socio!