Main Donate Form

$ 0

Fabiola Miranda: El caso de la abogada que se convirtió en donante expres

Por Mauricio Bascuñán

“Tengo una diabetes crónica. No tengo fuerzas para trabajar en la construcción (…) He tratado de trabajar por acá, pero nada”, contó en cámara Enrique Contreras la madrugada del 26 de julio, cuando hacíamos un reportaje sobre personas en situación de calle.

Enrique agregó a su testimonio un llamado que conmovió en redes sociales. Apeló directamente al magnate y filántropo Leonardo Farkas, pidiéndole un triciclo de reparto y 20 mil pesos para comprar frutas y verduras en La Vega e iniciar un pequeño negocio en su barrio, en Mapocho.

Su caso es paradigmático de los casos con los que trabaja Emplea, fundación del Hogar de Cristo, dedicada a la inclusión laboral. Emplea apoya a las personas en situación de vulnerabilidad que se encuentren sin empleo o con uno precario, para que generen o aumenten sus ingresos autónomos, mediante su inclusión sociolaboral. Es una labor especializada que incluye el empoderamiento y la convicción de que las personas pueden salir adelante, ser objeto de contrato para un trabajo con todas las de la ley, pese a la situación de extrema precariedad en que viven.

Enrique Contreras tiene la actitud y no ha perdido la confianza  en sí mismo. Sólo necesita una oportunidad.

@Mirandaopina (Fabiola Miranda Bahamondes) en Viña del Mar escuchó su llamado, lo mismo  que @fpalacr (Felipe Palacios), quien vive en Pichilemu y dijo: “No es necesario Farkas; yo me pongo con el triciclo”, asumiendo el costo de comprarlo. Fabiola se manifestó a través de Twitter con el mensaje: “Yo no tengo para el triciclo pero puedo darle los 20 mil, sorry por lo poco”. Inmediatamente, en Hogar de Cristo nos comunicamos con ambos. Estas son las reflexiones de Fabiola Miranda -abogada, de 37 años, casada, una hija- para ayudar a Enrique. “En el colegio siempre participé en labores sociales. Ahora que mi hija está grande, estoy buscando un lugar donde realizar un voluntariado”, afirma desde Viña del Mar, donde trabaja como abogada en una empresa de seguros. Agrega: “En la universidad siempre hice rutas calle y, luego en Viña del Mar, donde hice mi práctica, participé de operativos en las poblaciones. También acompañé a asistentes sociales a casas de personas de bajos recursos para ayudarlas jurídicamente”.

 

-¿Qué te pasó cuando viste el video de Enrique en Twitter?

-Los adultos mayores y los niños en situación de pobreza siempre me han conmovido. Por eso, trato de colaborar. Pienso que uno nunca está libre de caer en una situación así. ¿Dónde vamos a estar en 10 años? Tengo una hija y quizás más adelante vayamos a necesitar ayuda, ¿quién sabe? Me gustaría que si alguna vez estamos pasando por problemas, las personas hicieran lo mismo por mí y mi familia.

-¿Qué crees que anima a las personas a colaborar?

-Ver que hay gente que está mal en Chile y que uno se queja por tan poco.  Hay que ver esas necesidades y apoyar. Nuestro ideal como pareja es que nuestra hija pueda ver y participar en todas las realidades sociales del país, para que no viva en una burbuja. Que puedan relacionarse con otros niños que provienen de otra realidad y que vea que lo material no es lo principal. Mi crítica es que existe una generación que se está criando en una burbuja, que no ve más allá de su casa, su colegio, su barrio. Eso está haciendo que la realidad esté tan dispar, que nos situemos en extremos tan opuestos, que sintamos que la pobreza es algo que les pasa a otros, lo mismo que las enfermedades graves también. ¡Eso hasta que a uno le toca!

-¿Alguien cercano vio tu Twitter el día que donaste los 20 mil a Enrique?

-Sí, un amigo que trabaja en una Municipalidad me lo comentó. Él sabe mi interés por lo social.  Dice que yo soy para estar con la gente y participar de áreas más relacionadas con la pobreza. Pero aún no se ha dado… Aunque en mi empresa ayudamos pro bono a personas que necesiten nuestros servicios jurídicos y no tienen cómo solventarlos.

-¿Por qué crees que Enrique pidió algo tan específico: un triciclo y 20 lucas?

-Me hice esa pregunta, pero con el pasar de los días me di cuenta de que las personas en situación de calle son muy trabajadoras. Enrique pidió un triciclo y 20 lucas porque es lo que necesita para salir adelante.

Video de Enrique Contreras en Twitter. 

 

 

Si te interesa la línea de trabajo de Fundación Emplea y te conmovió el caso de Enrique Contreras, cliquea aquí.

Noticias Relacionadas
Noticias

Visitas con sentido al Hogar de Cristo

La pandemia paralizó todo, pero ya a fines del año pasado, nuevamente las empresas reactivaron una serie de “Visitas con Sentido” a los diferentes programas de Hogar de Cristo a lo...

Noticias

Observatorio por las Trayectorias Educativas

El Observatorio para las Trayectorias Educativas en Chile presentó este jueves sus dos primeros reportes sobre políticas públicas. Se trata de dos sólidos análisis que ayudan a entender por qué muchos...