Main Donate Form

$ 0

Nadab Sandoval:

Cantando el Baile de los que Sobran en Kenia

Durante el verano y tras publicar un video en Instagram, apareció en notas de prensa y recibió felicitaciones desde todo Chile por haber enseñado el emblemático tema de Los Prisioneros a sus alumnos, en Kenia. Su genial grabación se convirtió en trending topic y este miércoles 30 de marzo lo tendremos hablando de exclusión educativa en “Hora de Conversar”. No te lo pierdas.

Por Matías Concha P. 

Este profesor de Artes Musicales desde hace tiempo es voluntario de la Fundación África Dream, lo que le ha permitido conocer la realidad educativa en ese continente. Pero incluso antes del reconocido video en Instagram, Nadab (40) llevaba una carrera bastante exitosa como profesor de educación básica y media en el Colegio Teresiano en la ciudad de Los Ángeles, región del Biobío. Su pasión por la música, lo llevó a hacerse cargo, durante 10 años, de la Orquesta Juvenil Amadeus de la ciudad, donde daba clases de violín. Este rol le valió salir  seleccionado en 2017 como uno de los mejores 50 profesores del país por el Global Teacher Prize.

Sin embargo, en 2020, decidió hacer un alto en todo y tomar un año sabático. El destino que eligió fue la India, pero hizo una escala en Tailandia. Poco después, la pandemia lo obligó a quedarse ahí, donde se inició todo.

“En los últimos meses de mi viaje en Tailandia, me interné en una comunidad en el norte del país, ahí estuve más de un mes, lo que me permitió conocer la verdad del país, más allá de la parte turística. Me refiero a la pobreza, a los niños sin qué comer, a la falta de agua potable, de higiene, de ropa, al hacinamiento, los ratones y las cucarachas. Eso me permitió conocer la labor del voluntario y, cuando regrese a Chile, quedé con la idea de que quería ser voluntario o pertenecer a una fundación para poder seguir ayudando. Entonces me puse en contacto con una fundación que se llama África Dream y me aceptaron como voluntario, obviamente tuvimos reuniones periódicas, y el año 2021 me dijeron que había un cupo para ir a trabajar a África”.

África Dream es una organización que ayuda a mejorar la vida de distintas comunidades del África subsahariana, a través del voluntariado de jóvenes profesionales chilenos, quienes prestan asistencia a la comunidad, transfiriendo conocimientos para lograr proyectos sostenibles a largo plazo. “Recuerdo que cuando llegué a Etiopia, en el extremo oriental de África, nos alojamos en un complejo de las Hermanas Salesianas, que apoyan a los voluntarios de África Dream. Ahí estuvimos un tiempo, y fue como estar en una burbuja”.

-¿En qué sentido?

-Es tanta la miseria en Etiopía, que muchas personas optan por la vida religiosa sólo para escapar de la pobreza. Ahí obtienen comida, casa, protección. Es un ambiente súper cuidado que no responde necesariamente a la realidad del país. Ahí estuve haciendo trabajos de construcción, de limpieza, luego me trasladaron a un colegio súper vulnerable. El problema fue que los niños allá no hablan inglés, hablan en su lengua, que es amhárico, entonces no fue fácil. Pero me sirvió para abrir los ojos. Por ejemplo, hay niños que iban con su uniforme, que es como un delantal, pero otros llegaban apenas con el delantal o en ropa interior porque no tenían con qué vestirse. También me tocó conocer sus casas, ese es otro shock. La mayoría no tiene piso o techo, olvídate del agua potable, no existe, menos un baño. La mayoría dormía de a cuatro en una cama. Imagina el hacinamiento, es tremendo; vivir así se presta para muchas cosas.

Etiopía es uno de los países más pobres de África: la mitad de sus 77 millones de habitantes vive por debajo del umbral de pobreza y el nivel de desnutrición infantil es uno de los más altos del mundo.

“A mí, incluso, me dio tiña, pero era algo inevitable, ¿cómo no querer abrazar a esos niños? Ellos corren a abrazarte. Ahí uno se da cuenta de que hay cosas tan importantes como ahorrar agua, energía, contar con comida y medidas de higiene, que tienen que ver con transmitir cariño. Así es que no me importó el mes que tuve de tratamiento contra la tiña”.

A sólo tres meses de su llegada, explotó una guerra civil en el norte de Etiopia que, según muchos testimonios, lleva el sello del genocidio, desplazando a más de dos millones de personas de sus hogares, alimentado la hambruna y dando lugar a una ola de atrocidades. “Esa realidad nos obligó a trasladarnos a Kenia, fue súper triste. Aún recuerdo a los niños sin nada, buscando en manada comida en la basura, fue doloroso tener que irse, pero era súper peligroso”, dice Nadab.

África musical

Ante el inminente peligro, África Dream solicitó el traslado de todos sus voluntarios a Kenia, al sur de Nairobi. “Yo llegué en noviembre y me instalé en una escuela rural. Ahí surgió la necesidad de enseñar música porque no tenían profesor de artes musicales”, explica. Y en ese lugar, el último día de clases, Nadab decidió grabarse junto a sus estudiantes interpretando “El baile de los que sobran” como recuerdo y lo subió a su cuenta de Instagram sin pensar que se haría viral.

-¿Por qué se te ocurrió enseñarles esa canción en particular?

-Como el curso pertenecía al quinto grado del colegio Brilliant Stars Junior School, en Kenia. Y como allá el idioma principal es suajili y su segundo idioma es el inglés, me empezaron a decir que querían aprender español y conocer una canción de Chile. Entonces pensé en enseñarles una canción de Los Prisioneros, porque cuando estaba en quinto básico, era una de mis bandas favoritas. Me tomó dos semanas, primero trabajamos la percusión rítmica, después la modulación de la letra y, al final, el significado que esconde la canción.

-¿Qué discutieron sobre el trasfondo de la canción?

-A ellos no se les hizo difícil trabajar la letra en el lenguaje español, porque las vocales de Suajili son las mismas que usamos en español. Las consonantes son las que cambian y tuvimos que hacer un trabajo importante en eso. Pero fue bien educativo, muy hermoso, les explicamos la importancia de la canción, de su trascendencia social y ellos conectaron mucho con eso. Ellos estaban impactados cuando supieron que se trata de que estudiar a veces no garantiza el éxito. Yo les recordé que siempre hay una puerta abierta y uno debe buscarlas.

El registro reunió una serie de comentarios positivos: “Hermoso trabajo que haces”, “pura calidad de maestro” y “toda mi admiración”, fueron en parte los mensajes que recibió. Además el ex vocalista de Los Prisioneros y compositor de la canción, Jorge González, compartió el registro tanto en sus historias de Instagram como en Twitter. Ahí, en vez de escribir algún mensaje, solo puso un corazón para acompañar el tema.

-¿Y ahora, qué se viene en tu futuro?

-Volver a África, esto cambió mi vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres saber más de este comprometido profesor y su cruzada por el derecho a la educación? Te esperamos este miércoles 30 de marzo a las 11 horas en un nuevo ciclo de “Hora de Conversar”, un espacio online de Hogar de Cristo, que transmite en alianza con Cooperativa.cl. El tema de este capítulo será la “exclusión educativa” que sufren casi 200 mil niñas, niños y jóvenes en Chile. Como siempre, el espacio es conducido por la periodista Ximena Torres Cautivo.


Hazte Socio

Noticias Relacionadas
Noticias

Visitas con sentido al Hogar de Cristo

La pandemia paralizó todo, pero ya a fines del año pasado, nuevamente las empresas reactivaron una serie de “Visitas con Sentido” a los diferentes programas de Hogar de Cristo a lo...

Noticias

Observatorio por las Trayectorias Educativas

El Observatorio para las Trayectorias Educativas en Chile presentó este jueves sus dos primeros reportes sobre políticas públicas. Se trata de dos sólidos análisis que ayudan a entender por qué muchos...