Main Donate Form

$ 0

Discriminación y humillación, el precio de ser LGTBIQ+ en Maule

Hace seis meses que Alejandro Segura (51) vive en situación de calle, en Talca, luego de ser expulsado de su vivienda por ser homosexual. Una realidad que Hogar de Cristo, con el apoyo del Gobierno Regional del Maule, busca mitigar entregando apoyo a 58 mujeres y personas pertenecientes a la comunidad LGTBIQ+ en situación de calle, en las comunas de Curicó, Talca, Linares, Cauquenes y Constitución.

Por Matías Concha P. 

“Arrendaba con una mujer y mi ex pareja”, explica  Alejandro, al otro lado del teléfono, desde la ciudad de Talca, región del Maule. “Pero ella comenzó a discriminar a mi ex pareja cuando yo no estaba presente, lo maltrataba, le decía: “Maricón”, “prostituto”, “desviado”, luego lo obligaba a hacerse cargo de todas las tareas de la casa y a grito limpio hacía que cuidara a su hijo pequeño, cuando ella salía a consumir o se iba de fiesta”.

-¿Qué hiciste?

-Cuando me enteré de lo que pasaba, la encaré, le pedí explicaciones, pero ella optó por echarnos de la casa robarse todos mis ahorros,  y sin ningún peso, terminamos viviendo en la calle, sin ninguna de red de apoyo.

-¿Nadie les prestó ayuda?

-No, yo me crie en el Sename, sin familia y sin amigos… La calle es terrible, la peor experiencia de mi vida, acá me han golpeado, me han escupido… Una vez, cuando llegué a un albergue, uno de los participantes, me dijo: “Tú no te duchas con nosotros, las mujeres se duchan último”.

La realidad de las personas  LGTBIQ+  (lesbiana, gay, transexual, bisexual, intersex, querr. El símbolo “+” busca incluir a otras identidades de género, como pansexual, asexual, demisexual, género fluido, entre otros) que viven en la calle es una situación que no se muestra en la televisión, sino que vive oculta en nuestra región.  Así lo atestiguan las 1.200 personas en situación de calle que se contabilizan en Curicó, Talca, Linares, Molina y Cauquenes. Sin hogar, expuestos a violencia y vejaciones.

PREVENCIÓN Y ABORDAJE

Hace pocas semanas, con el apoyo del Gobierno regional del Maule, Hogar de Cristo comenzó a implementar un proyecto que busca abordar esta realidad entregando kits de alimentación semanal, elementos de higiene y cuidado a 58 mujeres y disidentes sexuales en situación de calle. También se realizarán talleres que promueven espacios de conversación y contención individual y grupal.

“La iniciativa contempla tres líneas de acción”, explica Nicanor Huentemilla, jefe de operación social de Hogar de Cristo, en Talca. “En primer lugar, vamos a entregar un apoyo material, que aporte en las necesidades  de urgencia en alimentación, abrigo e higiene. En segundo lugar, vamos a realizar espacios de encuentro y apoyo psicosocial, en el plano individual como colectivo, entendiendo que la comunidad LGTBIQ+ no sólo necesitan alimento y abrigo, también necesitan un apoyo psicosocial que los acompañe, incluya y valorice sus experiencias de vida. Y, por último, vamos a vincularlos en espacios de aprendizaje, recreación y reflexión; todas las cuales tienen como punto de partida la creación de vínculos de confianza y cercanía que permitan confianza mutua en el apoyo y en la certeza de que no están solos en su vida”.

 


Donar

Noticias Relacionadas
Noticias

Visitas con sentido al Hogar de Cristo

La pandemia paralizó todo, pero ya a fines del año pasado, nuevamente las empresas reactivaron una serie de “Visitas con Sentido” a los diferentes programas de Hogar de Cristo a lo...