Main Donate Form

$ 0

“La gente de calle es brutalmente golpeada por los brotes epidémicos”

Así opinan el médico Francisco Idalsoaga y la interna de Medicina Bárbara Ricouz, ambos de Fundación Salud Calle, frente a la emergencia sanitaria del coronavirus, razón por la cual abogan por atención focalizada en ellos. Hogar de Cristo ya implementó todo un protocolo de acción para estos grupos de riesgo.

Por María Teresa Villafrade

Hace dos días, el Ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, anunció en CNN que se está evaluando aumentar los refugios para personas en situación de calle para este invierno de manera que sean menos masivos y así evitar las típicas aglomeraciones que se dan en estos sitios y protegerlos mejor frente a la amenaza del coronavirus.

Pero lo concreto es que hasta la fecha, tanto el programa Noche Digna como el Plan de Invierno se mantienen inalterados. El director general de la Fundación Salud Calle, doctor Francisco Idalsoaga, señala su preocupación frente al probable cierre de los albergues o disminución de cupos en las hospederías sin que se ofrezcan otras alternativas de protección.

“Me inquieta mucho porque las personas en situación de calle siempre han sentido un impacto mayor frente a los brotes epidémicos. Así pasó en su momento con la influenza estacional y con la influenza H1N1. Esto ocurre no sólo por las circunstancias sociales que implica vivir en la calle, sin acceso al agua potable y a los servicios higiénicos, sino también porque de acuerdo a nuestros registros son una población que presenta una alta prevalencia de enfermedades como la tuberculosis, el VIH y aquellas derivadas de consumo de drogas y alcohol, que eleva más aún el riesgo de contagio y cuadros más graves en caso de infectarse con el coronavirus”, agrega.

Según el profesional, las experiencias pasadas demuestran que cuando el sistema de salud colapsa, “como creemos que va a pasar, las personas más vulnerables y que tienen más dificultad de acceso, como son la gente de calle y los adultos mayores, son las que van a tener más problemas y menos atención de la que habitualmente padecen durante el año”, precisa.

-¿Qué solución es conveniente implementar para que ello no ocurra?

-Se tiene que trabajar en particular con las personas en situación de riesgo, deberían existir programas sanitarios especiales orientados a esta población y coordinarse con las organizaciones que trabajan con ellos para poder activar ahora ya las rutas médicas que se hacen durante las campañas de invierno. Así se pueden hacer las pesquisas y las derivaciones precoces en caso de que presenten síntomas. Otra cosa importante es que por la dinámica social que tiene la gente de la calle, por la movilidad que tienen durante el día y por el tipo de trabajo que desempeñan: comercio ambulante en su mayoría, cuidado de autos, el factor de riesgo es súper alto.

PELIGRA LA SUBSISTENCIA DIARIA

En publicaciones internacionales se destaca la movilidad y el desplazamiento a distintos lugares dentro del día que es propio de las personas en situación de calle, como una situación crítica que debe abordar la autoridad.

“En nuestro país se desplazan a sitios como La Vega, por ejemplo, o duermen en las inmediaciones de la Posta Central. En este sentido, nuestra recomendación es que permanezcan cerca de sus rucos y que traten de reducir lo más posible la movilidad durante el día. Que en lo posible eviten lugares de mucha aglomeración y que el aseo de manos si no tienen jabón o alcohol gel al menos lo hagan con agua”.

Dice que en algunos hospitales de Estados Unidos se planteó la disyuntiva de si abrir o no los albergues dado que el encierro de un número importante de personas implica más peligro de contagio que protección. “Pero si no los abres los exponemos a otros riesgos, como el climático cuando se está en invierno. Estar en la calle de por sí predispone a mayores contagios de infecciones”, dice el doctor Idalsoaga.

Eso no es todo. Hay que considerar también que junto con estar más expuestos al contagio, las personas en situación de calle verán afectados también sus medios habituales de subsistencia. “El tema laboral es súper crítico, porque ellos viven de sus ingresos diarios, no reciben un sueldo a fin de mes estructurado, entonces el día en que no trabajan no van a tener qué comer, todas estas medidas de no acudir a lugares concurridos que es donde ellos más están, les va a significar no poder subsistir, es súper complicado para ellos”.

Además de la arista laboral, está el problema de la alimentación. “Nosotros, por ejemplo, trabajamos mucho con un comedor en Recoleta que da almuerzo todos los días de la semana para 150 personas en situación de calle. Sucede que con la instrucción ministerial de no agrupar a más de 50 personas, estos lugares no van a poder funcionar. Es decir, tampoco tendrán dónde asegurar su alimentación”.

La Fundación Salud Calle que fundaron médicos voluntarios del Hogar de Cristo como Francisco Idalsoaga, ha debido postergar por ahora el proceso de inscripción de voluntarios entre los estudiantes de medicina de universidades de la Región Metropolitana.

La coordinadora clínica de la Fundación,  la interna de último año de Medicina, Bárbara Ricouz, señala que han puesto a disposición de todas las instituciones de la Red Calle material de educación con afiches y flyers explicativos sobre cómo afrontar el trato con las personas en situación de calle y los trabajadores y voluntarios, cómo lavarse las manos y cómo evitar el contacto físico. “No hemos querido quedar fuera y asumimos el rol educativo y nos hemos dispuesto a disposición para colaborar en la identificación de casos sospechosos. Lo principal que hemos recalcado a las personas en situación de calle es que si acuden a un centro de salud se identifiquen como tales e insistan en que sean hospitalizados en caso de dar positivo al coronavirus, porque ellos no tienen hogar para poder cuidarse”, agrega la profesional.

Según el doctor Idalsoaga esta epidemia ha sido tan rápida que todos los sistemas de salud incluso de países más desarrollados se han visto sobrepasados. “Esto nos va a pasar a nosotros y la gente en calle quedará más postergada”.

Nota: Las fotografías de Fundación Salud Calle corresponden a distintos operativos y no a la situación de emergencia actual. La foto de banner principal es de Agencia Blackout.

Dona Aquí

 

Noticias Relacionadas
Noticias

René Peña: El tío “Bebé” de Melipilla

René Peña (70) es nacido y criado en Talagante. Ahí, junto a su señora, con quien lleva 45 años de matrimonio, se dedicaron a la venta de alimentos. Durante siete años...

Noticias

Liceo Punta de Rieles de Los Muermos

    Los gourmet de la miel saben que la de ulmo sureño es maravillosa. Y en ese afán puede que hayan oído hablar de “Los Muermos”. Una ciudad de 17...