Main Donate Form

$ 0

De la invisibilidad a la empatía:

el shock del Delegado Presidencial al enfrentarse a la vida en la calle

En un recorrido por las calles más vulnerables de Cauquenes, el Delegado Presidencial Claudio Merino se sumergió en la cruda realidad de quienes viven en situación de calle en la Región del Maule. Guiado por el Jefe de Operaciones Sociales de Hogar de Cristo, Mauricio Zorondo, se evidenció una problemática que afecta a más de mil personas, incluyendo niños, que deambulan sin rumbo fijo en ciudades como Curicó, Talca, Linares, Molina y Cauquenes.

Por Matías Concha P. 

30 Noviembre 2023 a las 17:05

“La experiencia fue desgarradora y esclarecedora al mismo tiempo”, compartió Claudio Merino, Delegado Presidencial de Cauquenes, quien, bajo la guía del Jefe de Operación Social de la organización de Alberto Hurtado, Mauricio Zorondo, recorrió los sectores más vulnerables de la ciudad. “Muchas veces pasamos sobre un puente o cerca de un terreno baldío y no los miramos, no nos detenemos a observar quiénes están ahí… Y eso me sucedió a mí también. Por ejemplo, paso frecuentemente por el puente que lleva al Barrio Estación, y jamás me percaté de que hay personas viviendo ahí. Fue impactante, muy duro, no podría expresarlo de otra manera. Es complejo presenciar a hombres y mujeres viviendo en esas condiciones”.

-¿No te había tocado ver esta realidad?

Para ser sincero, no… Me di cuenta que una mujer pobre es aún más pobre que un hombre pobre, porque está expuesta a mucha más violencia y maltratos. Eso fue muy duro. Sin duda, tenemos que hacernos cargo de esto de una buena vez.

Hablamos de 1.258 personas en situación de calle en ciudades como Curicó, Talca, Linares, Molina y Cauquenes. Sin acceso a agua potable, luz, salud, techo, educación, trabajo, tampoco cuentan con un trato digno; las mujeres en situación de calle son discriminadas y muchas padecen violencia y se someten al maltrato por supervivencia.

-¿Qué se está realizando para revertir esta situación?

-Incrementando los presupuestos y estableciendo alianzas con Hogar de Cristo y el Municipio, como la inauguración del primer albergue municipal en Cauquenes. Este albergue tiene como objetivo proporcionar seguridad, protección y dignidad a las personas que actualmente se encuentran en situación de calle. Además, estamos promoviendo las rutas calle, que atraviesan las zonas más vulnerables del territorio, brindando alimentos, apoyo social y compañía.

DESALOJOS Y DESPLAZAMIENTOS

Sin embargo, los esfuerzos gubernamentales, según Patricio (45), un hombre en situación de calle en Barrio Estación, Cauquenes, han favorecido los desalojos y desplazamientos forzados, “a nosotros nos han sacado de nuestro ruco muchas veces, nos dicen que debemos ir al albergue o al Hogar de Cristo, que no siempre tiene espacio porque está lleno… Así que nos botan nuestras pocas pilchas y se las lleva el basurero”.

-¿Por qué los echan?

-Dicen que somos focos de delincuencia, que vendemos droga, y le diré que eso es ridículo, los de calle estamos sobreviviendo y lo digo sin victimizarme, son los narco los que venden droga y los choros los que asaltan, ¿cuándo ha visto usted a un tatita robando?

Por su parte, el experto de Hogar de Cristo, Mauricio Zorondo, expresó su preocupación en la Ruta Calle: “Es inaceptable que en pleno siglo XXI tengamos a más de mil personas, incluyendo niños, enfrentando estas condiciones extremas. Es imperativo cambiar el enfoque, buscar soluciones efectivas”.

-¿Existen soluciones definitivas?

– Como Hogar de Cristo sabemos que la salida no yace en la expulsión, sino en la empatía estructural, en la construcción de políticas que garanticen el acceso a una vivienda digna, como las que implementa el programa Vivienda Primero, que entrega un hogar a personas en situación de calle.

Mauricio habla de una política pública que ya cumple 4 años de funcionamiento y entrega una casa, con apoyo psicosocial, y sin condiciones de “buen comportamiento”, porque se entiende que ese es el primer paso para ir superando las variadas dificultades de quienes viven en calle es contar con un lugar seguro donde vivir.

“Y los resultados están a la vista, más de 540 personas han sido beneficiadas con Vivienda Primero hasta ahora en distintas regiones del país y Chile es pionero en Latinoamérica en su implementación exitosa. De ahí la necesidad de enfocarnos en soluciones estructurales; los desalojos solo perpetúan el ciclo de la pobreza urbana”, finaliza el jefe de operación social de Hogar de Cristo.

Cerrar
juntos en acción por valparaíso