Main Donate Form

$ 0

El delito de ESCNNA

Por fin es ley

Esta semana se promulgó la ley de explotación sexual comercial contra niños, niñas y adolescentes. Un importante avance en la materia, pues impulsa un cambio cultural, haciendo que este sea un acto intolerable para nuestra sociedad porque la violencia sexual es una de las agresiones más devastadoras que puede ejercer un adulto hacia una niña, niño o adolescente y es uno de los mayores abusos de poder.

Comunicaciones Hogar de Cristo y Minju

Junto a organizaciones de la sociedad civil en materia de protección de la infancia y adolescencia, la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos, encabezó el acto simbólico de promulgación de la ley que tipifica el delito de explotación sexual comercial contra niños, niñas y adolescentes (NNA), contemplándolos como víctimas de este delito, y no como un simple prestador de servicios, dejando atrás el erróneo término de prostitución infantil.

La nueva ley crea, además, el nuevo delito que sanciona la transmisión por dispositivos tecnológicos de acciones o contenido sexual de menores de 18 años. En la iniciativa se aumentan las penas equiparándolas a otras formas graves de explotación.

La ministra Marcela Ríos, destacó: “Este es un anhelo de largo aliento de las organizaciones de sociedad civil, de organismos que promueven los derechos de la niñez y cambia un paradigma que teníamos como país. Cambia también el marco regulatorio que nos va a permitir como país poder perseguir los delitos de explotación sexual comercial de niños y niñas. Y acá queremos enfatizar el cambio paradigmático de haber entendido que los niños y niñas podían estar involucrados en un delito de prostitución, como si fueran prestadores de servicios y que no se reconocía nuestro ordenamiento jurídico”.

El Subsecretario de Justicia, Jaime Gajardo, señaló: “La explotación sexual de niñas, niños y adolescentes representa una de las más graves vulneraciones a los Derechos Humanos. Según cifras del Programa Mi Abogado, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, se ha podido darle defensa especializada a 231 NNA víctimas de la explotación sexual comercial. Con esta tipificación más precisa, nos permitirá abordar este fenómeno delictual y social de forma integral. Ahora con esta nueva ley, pensamos que lo tenemos, y esa convicción por cierto nos pone muy contentos y en disposición de seguir trabajando en esta dirección”.

Ser niña

A propósito del estudio “Ser Niña en una Residencia de Protección en Chile”, publicado en marzo del 2021 por Hogar de Cristo, dos medios de comunicación ahondaron e investigaron cómo operan las redes de explotación sexual que acosan a las adolescentes bajo la protección del Estado, con “falso cariño y drogas”, para integrarlas a su nefasto negocio. Uno fue el reportaje publicado por El Mercurio y otro emitido por TVN.

La mencionada investigación, por su parte, es una mirada comprensiva desde la perspectiva de género a la pobreza y desigualdad. Su foco son niñas y jóvenes bajo cuidado del Estado, pero aplica a todas –niñas, jóvenes, adultas– que conjugan pobreza, vulnerabilidad, consumo problemático, situación de calle, alguna discapacidad física o mental, cierto origen ético, son migrantes, han sido abandonadas y todas las desventajas imaginables, sumadas al simple hecho de ser mujeres. Porque, en todo, ellas están atrás.

El martes, luego de la promulgación de la ley, Mónica Contreras, representante de la fundación en la Mesa de Incidencia contra la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes, dijo: “En Hogar de Cristo, reconocemos y valoramos la promulgación de esta ley, pues es un paso más en el camino por impulsar un cambio cultural donde la explotación sexual sea un acto intolerable para nuestra sociedad. La violencia sexual es una de las agresiones más devastadoras que puede ejercer un adulto hacia una niña, niño o adolescente y es uno de los mayores abusos de poder. Para nosotros la ley que hoy se promulga, es un hito convocante para la comunidad en su conjunto, pues el combate a este flagelo, así como su prevención, no recae en una sola institución, sino que debe aglutinar esfuerzos de todos los ciudadanos y ciudadanas”,

Esta promulgación se suma a otras iniciativas impulsadas desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, como el fortalecimiento del programa Mi Abogado, la creación de la Línea de Representación Jurídica Especializada “La Niñez y la Adolescencia se defienden” o la creación del Nuevo Servicio de Reinserción Social Juvenil que pondrá fin al Servicio Nacional de Menores Sename.

Noticias Relacionadas
Noticias

Visitas con sentido al Hogar de Cristo

La pandemia paralizó todo, pero ya a fines del año pasado, nuevamente las empresas reactivaron una serie de “Visitas con Sentido” a los diferentes programas de Hogar de Cristo a lo...