Main Donate Form

$ 0

Residentes de Villa Giacaman

se benefician del Banco de Alimentos del Mar

Asociación de Industriales Pesqueros donará más de 26 mil raciones de filetes de merluza al mes a las residencias para adultos mayores de las regiones del Maule, Biobío, Ñuble y Araucanía. Villa Giacaman del Hogar de Cristo es una de las beneficiadas.

Por Daniela Calderón

“Hace muchos años que nuestros residentes no comían pescado frito. No es una preparación que estuviera incluida en las minutas de almuerzos, pero, hoy, gracias a este aporte, ellos han podido disfrutar de almuerzos y cenas con pescado al horno tres veces al mes, incluyendo al excepción del frito por una vez”. Con estas palabras Benito Montecino, director de la Residencia Villa Giacamán de Hualpén, agradeció la generosa donación de merluzas y tarros de jurel que la Asociación de Industriales Pesqueros, Asipes, les entrega desde abril pasado.

El proyecto denominado “Banco de Alimentos del Mar”, que reúne a seis empresas pesqueras del Biobío, busca entregar de forma gratuita durante todo el 2020, filetes de merluza congelada y tarros de jurel, a las 73 residencias para adultos mayores dependientes del Estado y 44 albergues para personas en situación de calle de las regiones de Maule, Ñuble, Bíobío y Araucanía. Los productos son entregados directamente en la puerta de cada establecimiento y la iniciativa busca asegurar una alimentación de calidad a los adultos mayores más vulnerables de la región.

“Como pesca industrial del Biobío quisimos conectar el corazón de nuestra actividad, que es ser productores de alimentos saludables y de calidad, e ir en ayuda de quienes más lo necesitan, que son los adultos mayores y las personas en situación de calle. Ambos grupos necesitan fortalecer su sistema inmunitario para enfrentar de mejor manera el invierno y esta pandemia. Esto ha sido posible gracias al compromiso de los más de 6.500 hombres y mujeres que trabajan en la flota pesquera y en plantas de proceso, quienes cumpliendo con estrictas medidas preventivas, han mantenido activa la cadena productiva en beneficio de la seguridad alimentaria, del empleo regional y de los productos que integran el Banco de Alimentos del Mar’”, sostuvo la presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros, ASIPES, Macarena Cepeda Godoy.

Gracias a esta alianza, hoy más de 3 mil adultos mayores en condición de pobreza y vulnerabilidad social de las regiones de Ñuble, Biobío, Maule y Araucanía, reciben más de 26 mil 400 raciones de pescado al mes, un producto que gracias a su alto contenido de omega 3 les permite mantener una alimentación saludable y balanceada, además de generarles recuerdos y sensaciones positivas beneficiosas para su salud física y mental.

“Al igual que la música, la comida también genera reacciones positivas, los estimula en todos los sentidos, porque les evoca recuerdos. Cada vez que les hemos servido pescado ellos lo agradecen mucho, sobre todo porque hace muchos años no lo comían”, cuenta Benito Montecino. Y agrega: “Cuando recibimos la donación nuestra barrera de tope fue el aceite, ya que los abarrotes y alimentos no perecibles están asociados a las minutas diarias, que no incluían pescado frito, que como preparación no es tan saludable para lo físico, pero sí para lo emotivo, los recuerdos, el placer. Así es que tuvimos que comprar un bidón de 5 litros para poder freír el pescado. Quiero agradecer la donación de la Asociación de Pescadores Industriales porque siempre habíamos querido tenerles pescado a nuestro residentes y, gracias a su ayuda, hoy podemos cubrir tres días de almuerzo y cena al mes con esta rica proteína”.

Aparte de la Residencia Villa Giacamán en Hualpén, esta donación ha beneficiado a los adultos mayores de la Residencia San Juan de los Andes, Nueva Imperial, Eleam Carmen Martínez Vilches de Curicó y Hogar de Cristo en Talca.

 

 

Únete a la segunda línea

¡Dona Aquí!

 

Noticias Relacionadas