Main Donate Form

$ 0

Resurrección en 100 Palabras

¡Ya tenemos ganadores!

Con la idea de relevar la dimensión de género en el trabajo social de las mujeres que prestan servicios en el Hogar de Cristo y que son el 80% de la planta laboral contratada, este año la Pastoral invitó a trabajadores, acogidos, voluntarios y cercanos a la obra a escribir sobre Resurrección en 100 Palabras con foco en las mujeres. Llegaron 31 relatos y estos son los 4 relatos ganadores, que se dieron a conocer durante la celebración pascual.

Por Ximena Torres Cautivo

¡Ya hay ganadores para el concurso Resurrección en 100 Palabras! La iniciativa de la Pastoral del Hogar de Cristo, que ya va en su segunda edición, este 2022 estaba llamada “a rescatar relatos sobre mujeres inspiradoras, de esas que trenzan la vida empoderando a otras y haciendo que la existencia valga la pena”. Y justamente de eso tratan las historias ganadoras, que en tan escasos caracteres, lo que amplifica el talento literario de sus autores, tocan el corazón e inspiran, en una fecha particularmente sensible para todos los que ven en Jesús al pobre.

Es lo que pasa con “Ana Luisa”, ganadora del primer lugar. Leemos:

 

ANA LUISA: PRIMER LUGAR

Año 1949, infancia empobrecida, orfandad prematura, aterrada por el maltrato, imploró mirando al cielo y, guiando con rumbo incierto a tres pequeños, abandonó el hogar.  Humillaciones e indignidades de soberbias patronas curtieron su rostro y también las manos que llevaron tranquilidad a la mesa, al techo que no siempre cubrió la lluvia y costearon el remiendo de los zapatos que pasaban de uno a otro.

Ana, llevando sólo el equipaje de la fe, un día decidió decir “BASTA”, transformando así su historia, la de sus nietos, bisnietos y tataranietos, que en la plenitud de su vida la cobijaron y abrazaron.

Si no se les asomó una lágrima y reconocieron en él a más de alguna chilena cercana, hay tantas que han sido el sostén de su familia, de su prole, preocúpense. El texto es de María Virginia Cvitanic R (66), voluntaria del Centro Comunitario San Alberto Hurtado de Viña del Mar, a quien felicitamos calurosamente y conoceremos en la premiación telemática, que será después de la Celebración Pascual del día 18 de abril, la que transmitiremos por los canales de Youtube y Facebook del Hogar de Cristo. No se la pierdan.

PREMIO ESPÍRITU HOGAR DE CRISTO

El premio Espíritu HC se lo llevó la narración “Sin Título 2” (que ya es un título) escrita por Fideciano Jara (58), participante del Programa Terapéutico Residencial del Temuco. Dice:

Amada Manríquez es quizás una mujer más, con esposo e hijos. Asistente Social de profesión y vocación, pero la hace diferente su corazón, su entrega, su sentido común y su solidaridad. Quien toque su puerta, quien vaya a su oficina, quien necesite ayuda, allí esta ella, sea cuando sea, sea a lo que sea y sea quien sea. Ella abría las puertas de su casa, su oficina y de su corazón. Lonquimay sería un pueblo menos solidario y frío si ella no estuviera ahí. Es quizás la mami de todos nosotros.

Ya pediremos a Fideciano que nos hable más de Amada, este lunes, porque también estará en la premiación.

PREMIO MARTA HOLLEY

Marta Holley fue una cercana amiga de Alberto Hurtado, quien documentó sus últimos días y su agonía a causa del cáncer de páncreas. Era la esposa del médico Ricardo Benavente, quien advirtió que apenas le quedaba un mes de vida  en mayo de 1952. Hoy Marta Holley es recordada para este premio que distingue a una persona mayor de 65 años cuyo relato resulte sobresaliente. Es una reconocimiento a la sabiduría de las personas mayores. En esta segunda versión de “Resurrección en 100 palabras” lo obtuvo Orlando Contreras (67), capellán de las regiones Metropolitana y de Valparaíso, el conocido “cura Nano”. ¿Título?: “A mí siempre me reta”.

Me dijo Cenobia, refiriéndose a su hermana, mientras la llevaba, en mi auto, a su casa en El Trebal. “Me reta porque no sé leer ni escribir; me reta porque solo canto canciones que aprendí de niña con mi mamá en la Iglesia. Cuando voy a verla a su casa, en La Pintana, nunca me pierdo porque sé pa’ dónde va la micro. Pero ella, cuando viene a verme, siempre se pierde porque no sabe pa’ dónde va la micro; y saber leer y escribir”.

Podremos felicitarlo, tras la ceremonia pascual este lunes 18 de abril por la mañana.

PREMIO MALALA: MÁS ALLÁ DEL SOL

El premio Malala es lo opuesto al Marta Holley: reconoce el talento joven e incipiente. En este caso la ganadora es hija de una trabajadora del Padam de Puente Alto. Valentina Villalobos (16) honra a su abuela en un emotivo relato titulado “Más allá del sol”.

La última vez que te vi me dijiste “nos vemos allá”, pensé que tu avejentada mente estaba desvariando pues no había contexto para decir aquello. Posiblemente no tendrías un “allá” donde llegar, ya que según el doctor tu última morada sería aquel hospital. No entendí lo que dijiste hasta cuando te vi en esa cajita de madera, rodeada de flores y escuché al pastor de la iglesia: “Más allá del sol, yo tengo un hogar”, cantó él. Espero, ese hospital no haya sido tu última morada, nos vemos allá, abuela.

 

MENCIONES HONROSAS

Hubo dos menciones honrosas que destacamos a continuación:

Bella

He conocido muchas mujeres inspiradoras, pero una marcó mi niñez y mi vida, fue mi Tía

Bella quien vive en mis sueños y recuerdos. Con ella estuve viviendo un tiempo, no tuvo hijos,

pero de su entrega constante aprendí mis primeras letras, a descubrir la presencia de Dios

en la cotidianidad y una verdad fundamental, no es la carne o la sangre sino la capacidad de

amar y el tener un gran corazón lo que te hace ser Padre, y en este caso, Madre.

 

Autor: Ariel Grandón, 56 años, Monitor Social del Programa Acogida Especializado Hospedería de Concepción.

 

El poder femenino en La Pintana

Ser mujer…..es sinónimo de resiliencia, fortaleza sobre todo confianza en nuestras propias

destrezas y capacidades. En un día cualquiera 15 mujeres se acercan a su lugar de trabajo en

la comuna de La Pintana. Cada una con sus historias de vida, cada una aportando con su

alegría, optimismo, compañerismo que hace que el día pase más rápido. No sabemos si

alguna tuvo una dificultad en su hogar, una pelea con su pareja, un problema con algún hijo,

quizás falta dinero. Sin embargo combatimos desigualdades. No se lucha por ser “más”… se 

lucha por ser igual.

 

Autora: Marcela Urrutia, 48 años, Educadora de Párvulos Sala Cuna Monseñor Santiago Tapia, La Pintana

 

Felicitaciones a todos los ganadores y a los demás participantes que verán sus relatos impresos próximamente en un sencillo libro, tal como fue el año pasado. 2021 y 2022, la Resurrección en 100 Palabras, buscó lo mismo: rescatar historias que mantienen nuestras esperanzas con el hito de la Pascua, que literalmente significa “paso” -el paso de la muerte a la vida- como telón de fondo.

Este año, claro, con impronta femenina, porque la perspectiva de género aplicada a todas nuestras líneas de trabajo, marcará la “resurrección” a una nueva mirada sobre los derechos de las mujeres. Feliz Pascua a todos.

Escucha aquí los relatos que concursaron en 2010, leídos por sus autores.

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas
Noticias

Sonidos que sanan

“La sonoterapia es una meditación a través de diferentes sonidos e instrumentos, que genera un cambio en el estado emocional de las personas”, asegura Claudio Escobar (30), a cargo de la...

Noticias

Nuevamente los incendios forestales asolan Chile

Las regiones de Araucanía, Ñuble y Biobío se mantienen bajo de estado de excepción de catástrofe y las condiciones climáticas amenazan con seguir empeorando la situación. La ministra del Interior, Carolina...