Main Donate Form

$ 0

Violación de derechos humanos permanente, la vida de las personas en calle

Por Andrés Millar, director técnico Hogar de Cristo

Es curioso que de un día para otro a tantos les importen tanto las condiciones de vida de las personas en situación de calle, a las que habitualmente nadie ve. Las redes sociales se han copado de denuncias de abusos y atentados contra sus rucos y su integridad física durante el toque de queda. Se reclama por sus derechos humanos vulnerados en estado de emergencia, cuando ellos viven en permanente estado de violación de sus derechos humanos fundamentales: vivienda, salud, trabajo, a alimentación, agua potable… y a nadie le parece una realidad digna de denuncia.

Nosotros hemos hecho seguimiento de las denuncias actuales y hasta ahora sólo una, ocurrida en Santiago en los alrededores del Museo de Bellas Artes, ha sido confirmada por la Fundación Moviliza. Se trata de un hombre que afirma haber sido golpeado por los militares, quienes le habrían roto su carnet de identidad. Sabemos de un par de casos en regiones –en Osorno y Valparaíso–, que estamos verificando.

La dirección social del Hogar de Cristo que en 2018 atendió a más de 15 personas que viven esta realidad y las demás organización que son parte de la Red Calle sabemos bien que la violencia extrema que padecen a diario y en tiempos normales estos hombres, mujeres y niños, se ha vuelto aún más dura en la emergencia, porque se trata de una población que ni siquiera está informada de lo sucedido. Su marginalidad e invisibilidad “los libra” de ver TV, pero eso les impide enterarse de los horarios en que se limita circular o de dónde están los peores focos de conflicto. Lo que sí saben es que no hay rutas de calle de voluntarios, que las barricadas y los disturbios están por doquier y que si en normalidad solían comer en promedio dos veces al día, ahora les cuesta mucho conseguir incluso un mendrugo de pan. También sucede que, a causa del toque de queda, no alcanzan a llegar a una hospedería. Y lo más común: las personas en situación de calle habitan en la vía pública y es ahí donde acontecen tanto las manifestaciones pacíficas, como los hechos de violencia y la represión, con todo lo que ello significa. Por eso es tan importante que el ministerio de Desarrollo Social haya emitido y entregado a la Fuerzas Armadas y a Carabineros un  protocolo de actuación para con estos ciudadanos. Este considera cuestiones claves como que el control de identidad con el RUT no es posible en todos los casos, porque muchos carecen de ese documento, y que sus precarias viviendas, llamadas “rucos”, son su lugar de pernoctación y deben ser respetados.

Esta desoladora aunque comprensible explosión social que a partir de la desigualdad se ha incubado, ha despertado una inusitada preocupación por el respeto a la integridad de los más vulnerables entre los vulnerables en toque de queda. Dentro de lo malo y mirando el vaso medio lleno, algo bueno surge, que ojalá permanezca pasado el estado de emergencia.

¿Quieres apoyar a personas en situación de calle? ¡Hazte Socio!

 

 

Noticias Relacionadas