Main Donate Form

$ 0

Personas en situación de calle:

“No hemos logrado integrarlos”.

Hace unos días, un acogido de la hospedería del Hogar de Cristo en Punta Arenas fue agredido en la calle. Le robaron su silla de ruedas y sus pocas pertenencias. Lo terrible de estos hechos es que los eternos agredidos por la sociedad, lo normalizan y viven acostumbrados a que los golpeen. En estas líneas te contamos sobre lo sucedido en la capital de la región de Magallanes y la discriminación hacia este grupo de personas.

Por María Luisa Galán

“No es frecuente, pero tampoco es novedad”, dice Álvaro Rondón, jefe de operación territorial de Magallanes, a propósito de la golpiza y robo que afectó a Juan, acogido de la hospedería del Hogar de Cristo en Punta Arenas. Según consignó el diario La Prensa Austral, le habrían pegado en la cara y, como si fuera poco, le arrebataron su silla de ruedas, chaqueta y bolso con alimentos.

Hospedería de Punta Arenas

Hace ocho años que el técnico en enfermería Dante Levicán trabaja en la hospedería del Hogar de Cristo en Punta Arenas. Desde su experiencia cuenta que el equipo se entera de las agresiones a los acogidos a través de terceros, otros residentes o porque llega Carabineros a informar o a dejarlos. Frecuentemente, los afectados no cuentan lo sucedido porque lo normalizan. Dice: “Pasa a menudo que los golpean. Incluso ocurre entre ellos mismos y gente que merodea por los sectores donde ellos deambulan, que por lo general es en la periferia del centro de la ciudad o el sector donde están los bares. Se acercan personas que también tienen problemas de consumo o se aprovechan porque son más vulnerables”.

De acuerdo al Ministerio de Desarrollo Social, en la región de Magallanes, cerca de 175 personas viven en situación de calle. Si bien la cifra es baja, considerando los más de 16 mil a nivel nacional,  preocupa considerando el inhóspito clima de Punta Arenas y otras ciudades de la región.

Hospedería de Punta Arenas

“No se ven porque están dispersos, pero además son invisibles porque la gente los esquiva. Evitan pasar por el lugar donde hay conflicto con personas en situación de calle y no van a interceder. Imagino que es para no verse involucrados en una riña. Pasa mucho. Ni siquiera los miran. Además, ellos normalizan algunas situaciones”, cuenta Dante, quien atiende a 30 hombres en situación de calle en la hospedería.

Álvaro Rondón reflexiona sobre este caso y las históricas agresiones a personas en situación de calle: “Como sociedad no hemos logrado integrarlos. Al contrario, lo que hemos hecho es excluir a ciudadanos como nosotros, generando tipos de violencias y costumbres que poco los ayudan a su inclusión. Tenemos ejemplos múltiples, no sólo en Magallanes. El tema es que estas agresiones se instalan como un modo de conducta habitual y se pierde la noción más mínima de dignidad humana. Hay en ellas cánones culturales complejos, diversos, que se mezclan no sólo con violencia, exclusión, sino que con hábitos de falta de respeto”.

JUAN ESTÁ BIEN

Juan usa silla de ruedas a raíz de un daño cognitivo y una parestesia que le reducen su movilidad. El día de la golpiza, fue llevado por sus compañeros a la hospedería y Carabineros le trajo de regreso su silla.

“Hay ciertos cánones en la calle de violencia institucional, de género, y nosotros intentamos transmitir a la comunidad de la hospedería que aquí adentro es un espacio donde nos cuidamos, pero que hay una calle donde sufren asaltos. El llamado que hacemos es: acércate a una persona en situación de calle, mírala a los ojos, pregúntale cómo se llama, dile tú nombre, y verás que te encontrarás con una persona como tú, como yo, como cualquier otro, que por determinadas circunstancias de la vida se encuentra en una situación difícil, compleja, de exclusión. Al violentar y discriminar, lo que haces es generar doble marginación. Comienza a integrar, rompe ese círculo de la exclusión permanente y date la alegría de conocer a una persona que tiene mucho que decir y de la que puedes aprender”, aconseja Álvaro Rondón.

Imagen referencial. Crédito: Photo by Jon Tyson on Unsplash

 

-¿Hoy existe más justicia hacia las personas en situación de calle cuando son agredidas?

-Hay atisbos de avances de justicia, de reconocimiento de los derechos de las personas aun cuando estén en situación de calle, porque son sujetos de derechos. Conocemos historias donde no se reconoce los derechos mínimos, pero sí hay avances en ese sentido. En el caso de Juan, hubo cierto nivel de reposición. Le llevaron sus cosas, se constataron sus lesiones, hubo un procedimiento asociado, el agresor fue detenido y dispuesto a la justicia, que es lo que uno esperaría, pero que no siempre ocurre. Este es un ejemplo de que sí funcionó y nos da esperanza de que eso está cambiando. No obstante, el mismo afectado tendía a minimizar el evento, lo que es terrible.


Hazte Socio

Noticias Relacionadas
Noticias

Sonidos que sanan

“La sonoterapia es una meditación a través de diferentes sonidos e instrumentos, que genera un cambio en el estado emocional de las personas”, asegura Claudio Escobar (30), a cargo de la...

Noticias

Nuevamente los incendios forestales asolan Chile

Las regiones de Araucanía, Ñuble y Biobío se mantienen bajo de estado de excepción de catástrofe y las condiciones climáticas amenazan con seguir empeorando la situación. La ministra del Interior, Carolina...