Main Donate Form

$ 0

“Esta pandemia muestra la realidad social del país”

Gracias a un convenio entre la municipalidad de Curepto y Hogar de Cristo, veinte familias vulnerables de la comuna recibirán un plato de comida caliente durante los próximos 3 meses. René Concha, alcalde de Curepto, habla de la iniciativa aquí.

Por Daniela Calderón P.

Como una forma de apoyar a las familias vulnerables que se han visto afectadas económicamente por la crisis sanitaria que golpea al país, Hogar de Cristo y la Municipalidad de Curepto, región del Maule, unieron sus fuerzas y firmaron un convenio para crear un comedor solidario para ayudar a los adultos mayores más pobres de la comuna.
Esta alianza permitirá que la municipalidad utilice las instalaciones del Programa de Atención Domiciliaria (PADAM) del Hogar de Cristo, que se encuentra cerrado producto de la pandemia, para cocinar y armar 20 raciones de almuerzo que permitirán alimentar, de lunes a lunes y durante tres meses, a los adultos mayores más pobres del sector. Todo administrado y subvencionado con recursos municipales.

“Es una excelente iniciativa, qué mejor que aprovechar los recursos que tenemos y que hoy no están siendo utilizados en beneficio de los adultos mayores de la comuna, sean o no usuarios de Hogar de Cristo. Este comedor fue iniciativa de la municipalidad con recursos de ellos y que favorece a los adultos mayores más vulnerables evitando que cocinen, se accidenten y arriesguen sus vidas, y ayudando a que se alimenten equilibradamente. Ellos tienen la tranquilidad de recibir el almuerzo en sus casas y así evitan trasladarse y sufrir el riesgo de contagio”, dice Marcela Ramírez, jefa de operación social de Maule norte.

Esta apoyo se suma al que ya brinda el PADAM, que durante esta pandemia no ha dejado de visitar a los adultos mayores para entregarles ayuda económica que les permita reparar sus viviendas, apoyo psicológico y las canastas de alimentos de la campaña #ChileComparte.

“La pobreza rural es aún más cruda. El apoyo que reciben estos adultos mayores es a través de redes más informales, como una vecina, un voluntario, un conocido. A eso se suma lo precaria de sus viviendas, muchas de ellas sin revestimiento interior, por eso sufren con el frío y se les pasa la lluvia”, cuenta Marcela.

Situación que también puso en alerta a la municipalidad, que ya dispuso de recursos para ayudar a las familias más vulnerables, muchos de ellos adultos mayores que viven solos y que, por la cuarentena, dejaron de recibir la ayuda de familiares cercanos. “La pandemia ataca por distintos lados. Acá es muy frecuente que las familias tengan hijos que trabajan fuera de la comuna y que los fines de semana vengan a apoyar a sus padres, a hacerles aseo, traerles mercadería, fruta y hasta cocinarles. Y, ahora, en un contexto de cuarentena, como esos familiares no pueden venir, algunas familias dejaron de contar con ese recurso. Por eso, el abandono de las familias se ha vuelto una situación notoria y que nos preocupa”, comenta el alcalde de Curepto, René Concha. Y agrega, “La pandemia es como un terremoto y ahora es cuando se descubre la realidad que viven los más vulnerables. Esta pandemia nos muestra la realidad del país”.

 

 

¿Quieres apoyar a las personas en situación de vulnerabilidad?

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas