Main Donate Form

$ 0

Isabel Vial, voluntaria: “Dar vida es escuchar”

A sus 80 años, esta voluntaria por casi dos décadas de la causa de Alberto Hurtado, se define como una mujer audaz, de mucha búsqueda y  siempre abierta a emprender nuevas aventuras.

Por María Teresa Villafrade

 

Es socióloga de profesión y trabajó hace años atrás con Fernando Monckeberg en el INTA, pero fue viviendo en Estados Unidos, cuando le diagnosticaron un cáncer de mamas, que Isabel Vial, casada, madre de 4 hijos y abuela de 13 nietos, tuvo por primera vez un encuentro con grupos de apoyo. “Me involucré en un colectivo que acompañaba a mujeres con cáncer, como yo. Aprendí lo que era el trabajo de acompañar”, cuenta.

A su regreso a Chile, se dedicó a visitar a los niños hospitalizados y abandonados en el hospital Calvo Mackenna y, después, gracias a la invitación que le hicieron sus ex compañeras de colegio del Villa María, se sumó como voluntaria del Hogar de Cristo. “Ellas acudían a un hogar de adultos mayores en Recoleta. Empecé a ir un día a la semana y los aumenté a dos con el paso del tiempo. De eso ya han pasado 18 años”, cuenta.

Admite que le cuesta resumir lo que ha vivido. “Llegué pensando que iba a hacer algo de caridad por un grupo de personas, pero ese algo se transformó en dar vida. Y dar vida es escuchar. Lo más importante es que he aprendido a escuchar, lo que ha generado una relación de entrega, de cariño, de comprensión y de amistad con los acogidos del Hogar”.

Reconoce que al principio no sabía cómo estar con ellos, no encontraba una manera de llegar a los hombres y mujeres mayores con dolorosas historias de vulnerabilidad y abandono. Por eso, decidió entregar más tiempo, empezó a quedarse y a abarcar más aspectos.

“El jesuita Marcelo Gidi ha sido mi maestro en la búsqueda y participación del Reino en el Hogar, mostrándome la libertad y comprensión del mismo. Me ha apoyado en mis aventuras de acompañamiento y de involucrarme en vivirlo. Pero yo no quisiera que mi testimonio sea un ejemplo, es solo uno más entre tantos. Hay una voluntaria que lleva más años que yo y que va los martes a la liturgia y además va los viernes con un carrito. Ella pasa por las casas tomando notas y los abuelos le dan dinero y le encargan frutas o verduras de la feria. ¡La adoran!”.

LAS ASISTENTES: MÁS SANTAS QUE LOS SANTOS

Isabel destaca especialmente el trabajo que realizan todas las asistentes del adulto mayor, a quienes considera auténticas heroínas. “Para mí ha sido una revelación ver el cariño y la dedicación que le entregan a los más abandonados de la sociedad. Su labor es muy difícil y muy poco grata en momentos. Ellas ven a la persona y no a un cuerpo que se ha deteriorado. Tienen verdadera compasión. Las encuentro más santas que todos los santos”, agrega.

Recuerda el caso de una anciana que pasaba en cama gritando, se desnudaba y tenía un comportamiento muy extraño y complicado. “Las asistentes lograron una transformación milagrosa. Comenzaron sacándola a caminar por el jardín hasta que la llevaron a la mesa. Ahora tú la ves tranquila y siempre con una sonrisa, se nota que está contenta. A esa abuela las asistentes le cambiaron la vida”.

Piensa que los voluntarios más que dar deben acompañar. Los martes en la mañana y los miércoles en la tarde, Isabel va al hogar y los escucha, pero también les lee cuentos de Ítalo Calvino. “Ahora me lo exigen y quedo agotada”, dice sonriendo. Y en Navidad lleva a su familia para hacer una representación del nacimiento de Jesús.

“He acompañado a abuelitos a morir, porque no siempre puede llegar un sacerdote. Recuerdo que una vez una persona del hogar me comentó: ahora sé que no voy a estar solo cuando me muera, y eso me conmovió”.

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas
Noticias

Observatorio por las Trayectorias Educativas

El Observatorio para las Trayectorias Educativas en Chile presentó este jueves sus dos primeros reportes sobre políticas públicas. Se trata de dos sólidos análisis que ayudan a entender por qué muchos...

Noticias

Bodas de Oro de Augusto y Ana

“Fue sin querer queriendo”. Esa reconocida frase del Chavo del 8 resume perfecto el inicio de la relación entre Augusto Blanco (68), trabajador de Hogar de Cristo, y Ana Correa (70)....