Main Donate Form

$ 0

Mauricio Aguilar: “Emplea es el trampolín que me ayuda a cumplir mi sueño”

Este 1 de abril de 2018, entra en vigencia la Ley de inclusión laboral y su reglamento asociado, que obliga a las empresas públicas y privadas de sobre 100 trabajadores a contratar en su planta a un 1% de personas como Mauricio. Su testimonio es una prueba concreta de los beneficios de hacerlo.

Por Edgardo Urrutia

“Me puse una meta hace algunos meses: tener mi casa propia y lo voy a conseguir teniendo un trabajo estable. Así tendré un mejor sueldo a diferencia de lo que me deja estar vendiendo como comerciante ambulante o recolectando cartones”, dice, lleno de esperanza, Mauricio Aguilar Flores (30), quien luce su uniforme de reponedor de la sección de frutas y verduras del Supermercado Santa Isabel de Pedro Fontoba, en la comuna de Huechuraba. Ese trabajo lo consiguió hace algunos meses, gracias a la Fundación Emplea del Hogar de Cristo. “Las venta en el comercio ambulante te deja plata, pero sólo para el pan del día, en cambio estar en un trabajo como este, te da seguridad y más tranquilidad para la vida. Emplea ha sido como un trampolín que me ha ayudado a cumplir mi sueño. Hoy sé que puedo lograr todo lo que me proponga”.

-¿Cómo llegaste a contactarte con Fundación Emplea del Hogar de Cristo?

-Buscando en internet, encontré la página de Emplea y ellos me hicieron el nexo con las personas encargadas de reclutamientos del supermercado. Me ayudó mucho el tema de la Ley de Inclusión Laboral. Yo tengo una leve discapacidad mental, que casi no se me nota. Hace algunos años estuve con depresión y caí en el alcohol, pero me di cuenta que esa vida no era para mí. Así que yo solo me fui a tratar al Centro de salud mental de mi comuna, donde me ayudaron y me siguen ayudando a mejorarme. Hoy no me cuesta nada levantarme para trabajar o quedarme trabajando hasta tarde. Llego incluso siempre antes de la hora, todo con el fin de cumplir mi sueño: la casa propia.

-¿Por qué tan motivado?

-Vivo con mi abuelita, que sufre de artrosis, y con un tío que esta postrado. Mis padres hace tiempo que no están. Mi abuela es mi mamá. Y quiero tener una casa para ella y para mí. Me aburrí de arrendar y de estar de un lado para otro. Quiero establecerme y ser feliz.

-¿Qué te ha parecido el trabajo?

-Súper bueno, entretenido. Me han enseñado muchas cosas que yo no entendía. Los jefes han sido buenos conmigo.

-¿Y qué haces en tu tiempo libre?

-Se los dedico a mi abuela y a mi tío. Me preocupo mucho de cuidarlos. Cuando puedo, hago un poco de deporte. Me gusta mucho jugar ping pong, pero la verdad que mi vida ahora es trabajo y casa. Y me gusta, porque así no salgo tanto y solo me enfoco en cumplir mi sueño.

-¿Te pusiste un plazo para cumplirlo?

-Sí, espero que a unos dos años y, si Dios me ayuda, podré cumplirlo. Estoy como caballo de carrera pensando en llegar a la meta. Ahorro todo lo que puedo de mi sueldo y, cuando puedo, me arranco a vender a las ferias para juntar otro poquito. Estoy en el proceso de abrir una libreta, así que espero de que poco a poco cumplir mis proyectos.

-¿Emplea, qué significa para ti?

-Ahora es todo. Están todos los días preocupados de mí y me dan ese impulso para no decaer con el cansancio y mantenerme trabajando. Son un tremendo equipo y se ve que trabaja mucha gente que ama y quiere a las personas como yo.

Mauricio cuenta que tuvo otras experiencias laborales. “Antes estuve en una línea de comida rápida, pero la verdad era todo desordenado. El trato era muy malos, comías a la hora que ellos querían y eran súper irresponsables con su forma de trabajar. A mí me encargaban las tareas de aseo y, al mismo tiempo, me pedían también cocinar. A mí no me gusta eso: no se puede mezclar aseo con cocina por sanidad y por respeto a las personas”, dice Mauricio con más claridad y conciencia que personas que podrían considerarse superiores a él por su discapacidad. Afortunadamente, a partir de este primero de abril de 2018, entra en vigencia la ley de inclusión laboral para personas con discapacidad y su reglamento asociado. Por ella, todas las empresas públicas y privadas con más de 100 empleados deberán reservar el 1% de sus puestos de trabajo para personas como Mauricio, cuya capacidad, compromiso y responsabilidad es un ejemplo.

Si te interesa saber más del trabajo que hace Emplea y Rostros Nuevos por la inclusión laboral y general de los adultos con discapacidad mental, #involúcrate aquí

Noticias Relacionadas
Noticias

Visitas con sentido al Hogar de Cristo

La pandemia paralizó todo, pero ya a fines del año pasado, nuevamente las empresas reactivaron una serie de “Visitas con Sentido” a los diferentes programas de Hogar de Cristo a lo...

Noticias

Observatorio por las Trayectorias Educativas

El Observatorio para las Trayectorias Educativas en Chile presentó este jueves sus dos primeros reportes sobre políticas públicas. Se trata de dos sólidos análisis que ayudan a entender por qué muchos...