Main Donate Form

$ 0

Fojas Cero para la Infancia Vulnerada

Por Carlos Vöhringer, jefe técnico nacional Hogar de Cristo

 “Corte de Apelaciones anula y ordena repetir juicio por explotación sexual infantil en Valparaíso”.

Ese fue el titular que a todos los que celebramos la inédita sentencia dictada en septiembre de 2022 contra uno de los dos acusados y hasta ahora condenados por este horrendo delito –el “parrillero” Daniel Cerda–, nos cayó como un inesperado balde de agua fría la semana pasada.

A los legos en materia judicial, como yo, la anulación libra a quien aparecía con la mayor responsabilidad –Cerda, condenado a 17 años de cárcel–, pero no altera la sentencia en contra de su cómplice, el chofer de micros Gian Carlo Bavestrello, que se mantiene bajo libertad vigilada y tuvo una sanción menor. Es en jerga legal “una anulación parcial” de lo resuelto, otro elemento que confunde y desalienta.

“Otro caso Pradenas”, dicen muchos, indignados. Una falla en el procedimiento. Un error de prolijidad en la redacción de la sentencia, del que la defensa de Daniel Cerda se agarró, pensando en conseguir una rebaja de la pena y salió favorecida con la anulación de todo. Fojas cero. Todavía no hay justicia para ellas.

Mientras el caso se convierte en tema de análisis jurídico, político, las 7 víctimas de esta red de explotación sexual comercial que utilizaba a las adolescentes más vulneradas de nuestra sociedad, envolviéndolas en el cariño malo del grooming, tienen pesadillas con la idea de que sus explotadores queden libres. Y las busquen quizás con sed de venganza.

Los especialistas hablamos de la doble victimización que representa además tener que pasar por un nuevo juicio oral, porque así funciona la justicia penal. No queda registro de lo ya dolorosamente detallado y hay que volver a revivirlo. Contarlo todo de nuevo. Eso si es que las víctimas juntan la valentía para hacerlo.

Ahora se ha presentado un recurso de queja, buscando que la Corte Suprema se pronuncie y ojalá modifique la decisión de la de Apelaciones. No será rápido ni fácil. Pero parece de justicia y lógica básicas que los niños y niñas e Chile cuenten con un sistema judicial que se ponga de una vez a la altura de la gravedad de estos hechos.

Este jueves en la casa central de la Universidad de Chile se desarrolló un seminario sobre la implementación de la ley contra la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes, ya tipificada como delito. Era una ocasión feliz. Estábamos dejando atrás el mal concepto de “prostitución infantil”, que se usaba para la violencia sexual, la acción más devastadora que puede cometer un adulto contra un niño o niña.

Ciertamente esta anulación de oficio vino a oscurecer el hito y a mostrarnos una vez más con hechos que los niños no son los primeros. Menos, los más vulnerables y vulnerados. Que debemos seguir luchando incansablemente por ellos y sus derechos. Y hacer votos para que la Corte Suprema impida la revictimización de las siete mujeres que fueron adolescentes en una residencia de protección asediada por depredadores sexuales.

 

Noticias Relacionadas
Noticias

Observatorio por las Trayectorias Educativas

El Observatorio para las Trayectorias Educativas en Chile presentó este jueves sus dos primeros reportes sobre políticas públicas. Se trata de dos sólidos análisis que ayudan a entender por qué muchos...

Noticias

Bodas de Oro de Augusto y Ana

“Fue sin querer queriendo”. Esa reconocida frase del Chavo del 8 resume perfecto el inicio de la relación entre Augusto Blanco (68), trabajador de Hogar de Cristo, y Ana Correa (70)....