Main Donate Form

$ 0

Amigos del Hogar de Cristo en Australia:

20 mil kilómetros no son nada

Lucía Correa se nota emocionada de asistir a la inauguración de la sala de cuidados especiales Padre Alberto Hurtado en la Residencia Adulto Mayor de Recoleta. Ha recorrido los 20 mil kilómetros que separan Australia de Chile para ser testigo de esta buena noticia y llevarla a los chilenos residentes en Melbourne y Sidney, que, como ella, son amigos del Hogar de Cristo desde hace décadas.

Por María Teresa Villafrade

 

Es una de las primeras mañanas frías de abril y está todo dispuesto para recibir a los invitados. Patricia Jofré, jefa de la Residencia Adulto Mayor del Hogar de Cristo en Recoleta, recuerda que hace 55 años y un día, se instaló la primera piedra del lugar dando inicio “a un misterioso trabajo de acoger a personas mayores que en situación de exclusión social, condiciones de salud y dependencia, requerían de calor, compañía, aseo y confort”.

Ahora se abre una nueva etapa con la inauguración de la casa con capacidad para 20 camas en piezas individuales, en donde funcionará la sala de cuidados especiales Padre Alberto Hurtado, conocida también como “la sala del buen morir”. Tal como señala el director ejecutivo del Hogar de Cristo, Juan Cristóbal Romero, se trata de un programa de vanguardia para dar dignidad y el mejor cuidado a personas que están en su último período de vida.

Todo esto lo escucha atentamente Lucía Correa, quien está radicada en Australia desde hace 40 años y ha viajado especialmente desde Melbourne para estar presente en la ocasión. “Es un privilegio y un honor para mí poder ver lo hermosa y confortable que es la casa y cómo están de bien acogidos los adultos mayores que viven aquí. Me siento feliz de llevar esta noticia a mi gente, porque así puedo motivarlos para que sigan colaborando con la causa de Alberto Hurtado”, señala, emocionada.

A pesar de la distancia, se mantienen en contacto y de manera permanente organizan distintas actividades para recaudar fondos, desde bailes hasta almuerzos. Señala que incluso el grupo tiene personalidad jurídica. “Los Amigos del Hogar de Cristo en Australia se fundaron en Sidney hace 25 años y, después, en 2002, nos sumamos los que vivimos en Melbourne, que estamos a 800 kilómetros.  Tenemos excelente relación. Nosotros les enviamos el dinero recolectado y ellos, desde Sidney, mandan todo a Chile”, explica Lucy.

Explica que el gobierno de Australia al darles personalidad jurídica, les exige cooperar con el área de educación, por lo que ellos se hacen cargo de una beca anual para la Fundación Súmate del Hogar de Cristo.

“Para el terremoto de 2010, recaudamos 40 mil dólares para ir en ayuda del hogar de Curepto, que quedó destruido. También ayudamos a 17 feriantes del cerro Los Placeres de Valparaíso, a través del Fondo Esperanza y a la residencia Anita Cruchaga. Pero fue durante una visita que nos hizo el ex capellán Agustín Moreira a Melbourne que me enamoré de la sala Padre Hurtado. Les hicimos cubrecamas, cortinas y estábamos siempre preocupados de lo que necesitaran”, agrega.

Junto a su esposo y cinco hijos, trabajan promoviendo el Hogar de Cristo entre chilenos y latinoamericanos residentes en Australia. “En nuestro grupo hay chilenos, argentinos, salvadoreños, peruanos, colombianos y australianos. Mis hijos se han casado con personas oriundas de Serbia, Afganistán y Grecia, por lo que vamos expandiéndonos hacia otros continentes”, señala contenta.

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas
Noticias

Jugao 2022 ya tiene contendores

Por sorteo, ya se definieron los equipos que iniciarán la tercera versión de Jugao. Se trata del debate inter-escolar más importante de Chile, que se inscribe en el Mes de la...