Main Donate Form

$ 0

Descansa en paz, querida Vivian

Con profundo dolor, la comunidad entera del Hogar de Cristo lamenta el fallecimiento a causa de Covid-19 de la trabajadora de la Residencia para Adulto Mayor de Recoleta, Vivian Soto Gómez, quien con mucho amor acompañó en las últimas etapas de su vida a los acogidos de la Sala Padre Hurtado. Nuestras sinceras condolencias a su familia.

Por Comunicaciones Hogar de Cristo

“Estamos muy tristes con el fallecimiento de Vivian. Llegó en 2018 a trabajar como auxiliar de enfermería a la residencia y la recuerdo como una persona muy encantadora. Cada vez que ella entraba a alguna de las casas siempre lo hacía con una sonrisa, era muy empática”, dice Isabel Vial, voluntaria desde hace casi dos décadas en la Residencia Adulto Mayor Recoleta del Hogar de Cristo.

Al igual que todos los trabajadores y acogidos que la conocieron, Isabel está muy golpeada con la noticia de la partida de Vivian Soto Gómez, quien murió el 22 de junio, a los 58 años, a causa del Covid 19, considerada como la peor pandemia del siglo y que ya ha cobrado la vida de más de 4.500 personas en nuestro país.

Vivian deja a su compañero de vida, Rodrigo, y a tres hijos: Fernanda, Joaquín y Javiera, a quienes se dedicó siempre como madre y dueña de casa. Fue una vez que tuvo más tiempo que decidió trabajar por una sociedad más justa en el Hogar de Cristo. El 1 de junio de 2014 se incorporó a la institución para desempeñarse en la Sala de Enfermos que funcionaba en la casa matriz hasta el término del programa el 31 de diciembre de 2017. Posteriormente, aceptó ser trasladada hasta la Residencia Adulto Mayor Recoleta, integrándose al turno D, haciendo dupla con su amiga incondicional Maribel Lavado.

Vivian contribuyó incansablemente a instalar la Sala Padre Hurtado, que en abril de 2019  fue inaugurada dentro de la residencia de Recoleta, con capacidad para 20 camas en piezas individuales, con el objetivo de brindar cuidados especiales a personas en su último período de vida. Acompañó este proceso desde su experiencia y bondad. “Introvertida, discreta, leal y justa. Trajo la experiencia del acompañamiento del proceso de fin de vida desde la sala Padre Hurtado hasta la residencia Recoleta”, dice Patricia Jofré, jefa de la unidad.

Dado el estricto protocolo establecido por la autoridad sanitaria, el funeral tuvo lugar el mismo día de su deceso, a las 14:30 de la tarde en el crematorio Parque Sendero de Maipú, pudiendo solo asistir su familia y amigos más cercanos. Sin embargo, eso no impide que toda la familia del Hogar de Cristo, de Arica a Punta Arenas, la acompañe en oración en una misa celebrada especialmente por el Capellán General, José Francisco Yuraszeck, este miércoles 24 de junio, a las 11:00 horas, a través de internet.

“Querida Vivian: Agradecemos infinitamente el servicio silencioso que día a día ofrecías a nuestros acogidos. Gracias por ayudarnos a traer la esencia de la sala Padre Hurtado a nuestra querida RAM de Recoleta. Gracias por tu entrega y vocación. Te recordaremos siempre”, fueron las palabras de despedida de quien fue su jefa en los últimos tres años, Patricia Jofré.

Descansa en paz, querida Vivian.

Noticias Relacionadas
Noticias

Viejas de Mierda en función a beneficio

Rescatamos aquí la entrevista que le hicimos en plena pandemia a Gloria Benavides. Tenía entonces 72 años y había guardado estricta cuarentena en compañía de su añosa perra Luna, una pastora...

Noticias

¿Hubo justicia para las niñas de la Anita?

Como psicóloga y perito forense con años de experiencia, sé que es imprescindible que la justicia penal sea condenatoria con los victimarios, pero al mismo tiempo reparatoria con las víctimas. El...