Main Donate Form

$ 0

En el Día de la Madre:

Emotiva sesión de mamás de nuestros jardines infantiles

Diversas investigaciones científicas han establecido que los primeros recuerdos de una persona comienzan alrededor de los 4 años de vida. Antes de esta edad, nuestro cerebro no ha desarrollado la habilidad para almacenar recuerdos autobiográficos, por lo que nuestras únicas opciones para saber cómo fueron nuestros primeros días de vida, son los relatos de nuestros padres o los registros fotográficos.

Por Daniela Calderón

Diversas investigaciones científicas han establecido que los primeros recuerdos de una persona comienzan alrededor de los 4 años de vida. Antes de esta edad, nuestro cerebro no ha desarrollado la habilidad para almacenar recuerdos autobiográficos, por lo que nuestras únicas opciones para saber cómo fueron nuestros primeros días de vida, son los relatos de nuestros padres o los registros fotográficos.

Fue esto último, lo que motivó a Francisca Berrios (33), fotógrafa con 7 años de experiencia y especialista en retratos de familia, a acercarse a Hogar de Cristo para realizar una sensible y artística donación: una sesión de fotos profesional para un grupo de madres y sus hijos, más un kit de autocuidado e higiene por cada mujer retratada.

“Siempre busqué la forma de ayudar, a través de mi trabajo, a personas vulnerables que no pudieran acceder a este tipo de fotografías profesionales. Se generan muchos recuerdos a través de las fotos y me interesaba que estas madres tuvieran un recuerdo emocional junto a sus hijos”, dice Francisca.

El registro, realizado a 12 madres del Jardín Infantil Sol Naciente de Lo Espejo, emociona. En ellos, Francisca logra retratar la relación de cada madre junto a sus pequeños. “Lo que más me gustó es que pude tener la cercanía de mamá a mamá con estas 12 mujeres. Fue un momento de ellas, de regalonear a sus niños. Al principio estaban tímidas pero después se soltaron y el resultado es hermoso. Al final, da lo mismo cuál es la situación económica de cada una. En ese momento, todas éramos mamás y mujeres”, agrega emocionada.

 

El resultado de esta emotiva sesión de fotos será entregado de forma gratuita, en un cuadro a cada una de las 12 mujeres participantes. “Hoy es muy difícil encontrar una casa donde tengan un álbum fotográfico con todas las etapas de la vida de una familia: todo es digital. El problema es que si te roban el teléfono, pierdes la foto y ese registro se olvidó. ¿Y qué pasa con la historia de los niños y sus familias? Por eso, cuando tomaba esas fotos pensaba en esos niños cuando sean grandes. Estoy feliz de haber dejado una sonrisa en estas madres”.

 

 

 

 

 

 

¿Quieres apoyar a las mujeres en situación de vulnerabilidad?

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas