Main Donate Form

$ 0

Hans Juri necesita una oportunidad para salvar su vista

El joven con discapacidad mental, que asiste al Centro de Preparación para el Trabajo del Hogar de Cristo, fue diagnosticado en enero pasado de una grave enfermedad oftalmológica que requiere de un trasplante de córnea. Su madre clama por ayuda para poder costear una operación que supera los 40 millones de pesos y que, de no hacérsela, dejará ciego a su hijo.

 

Por Jacqueline Otey A.

Hans Juri Muñoz tiene 28 años y desde marzo de 2017 es usuario del Centro de Preparación para el Trabajo Rostros Nuevos del Hogar de Cristo. Antes asistió a un colegio especial. El joven tiene discapacidad mental, pero gracias al apoyo de su familia y del centro al que asiste ha logrado obtener cierta independencia y desarrollar hábitos laborales y competencias sociales.

Sin embargo, Hans comenzó a presentar molestias a la vista en enero pasado. Una constante comezón en sus ojos y notoria pérdida visual, obligaron a su madre a llevarlo a la consulta de un especialista. El diagnóstico fue lapidario: queratocono fase final 4 en ojo derecho y fase 3 en ojo izquierdo.

El queratocono es una condición poco común en la córnea (ventana transparente del ojo), que hace que la córnea se adelgace y desarrolle una protuberancia en forma de cono. Esta alteración de la córnea modifica la entrada de la luz en el ojo, produciendo una distorsión de la visión. “A medida que la enfermedad progresa, la visión se va deteriorando y algunas veces esto ocurre rápidamente”, explica Hortensia Muñoz, mamá del joven.

Ella vende huevos, miel y hace queques en su casa de la comuna de Lampa, para poder mantenerlo a él y a su hijo menor de 11 años. “Hago este tipo de trabajos para poder cuidar a mis niños de cerca y llevar a Hans al centro al que asiste”, dice.

Hoy enfrenta una situación muy compleja debido al estado de salud de Hans, esto porque –según indica- en el servicio público recién podría recibir atención en dos años más y la opción de operarlo en una clínica privada supera sus posibilidades económicas. Lamentablemente, la enfermedad avanza y queda cada vez menos tiempo para evitar que su hijo se quede ciego.

La mamá de Hans comenta que a su hijo hace unos días le implantaron anillos intracorneales en su ojo izquierdo, tratamiento del que se está recuperando. Sin embargo, ahora falta realizarle un trasplante de córnea, llamada queratoplastía, en su ojo derecho el cual cuesta más de 40 millones de pesos. “Ésta es la última alternativa, ya que sus ojos están muy deteriorados y si no recibe el tratamiento adecuado podría perder la visión totalmente… pero, no tengo cómo costear el valor de ese trasplante”, señala.

Hortensia menciona que la enfermedad podría impactar también la calidad de vida de Hans, lo que a su vez, traería consecuencias en su autonomía y bienestar. “Hans es independiente en sus actividades diarias, pero si perdiera la vista completamente quedaría incapacitado y totalmente dependiente de mí, y yo necesito trabajar para poder mantenerlo y cuidarlo”, señala muy afligida.

“Mi hijo no tiene una pizca de maldad. Además de lo que ha vivido por su discapacidad, ahora no merece pasar por esto, es muy injusto lo que ha tenido que enfrentar, pero desgraciadamente, en el sistema de salud pública no puede acceder a atención rápidamente. Ojalá pudieran incluirlo en la lista de trasplantes, sin embargo, me dicen que eso es muy difícil”.

El llamado que ella hace es a la sociedad en general y a las personas generosas en particular, para que la apoyen en esta cruzada. “Los que no tenemos recursos, no tenemos otra opción que la salud pública, pero yo no me resigno a ver a mi hijo quedarse ciego porque no tiene la atención oportuna que merece”, dice angustiada.

Hans Juri necesita una oportunidad para salvar su vista.

Quienes deseen apoyar económicamente a Hans para que pueda operarse, pueden depositar en la Cuenta Rut del Banco del Estado: 12 878945-6 , que está a nombre de su madre, Hortensia Muñoz.

 

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas