займ онлайн без проверок
Noticias

Ene

2021

La historia de amor de Sonia y Antonio: Se conocieron y se casaron en una hospedería

Ella es venezolana y tiene 61 años. Él es chileno y tiene 38. La diferencia de edad ni tampoco el hecho de que se conocieran en la hospedería mixta del Hogar de Cristo de Valparaíso impidió que entre ambos naciera el amor. El 3 de abril del pandémico año 2020, se casaron en el mismo recinto que los albergó y el que aún sigue siendo su morada.

Por María Teresa Villafrade

Antonio Monardes recuerda perfecto la hora en que se casó con Sonia Echandía aquel 3 de abril de 2020: “A las 10:25 de la mañana fue el matrimonio”, cuenta orgulloso. Después bailaron el clásico vals Danubio Azul de Strauss en la hospedería mixta del Hogar de Cristo ubicado en calle Retamo 839 del puerto, con capacidad para 50 hombres y mujeres en situación de calle, donde ambos se conocieron y en el que cada uno tiene hasta hoy su pieza separada.

Comparten un pasado marcado por el dolor, pero ahora quieren renacer juntos. Gracias a que Antonio obtuvo un crédito Fosis, pudo instalar un pequeño puesto callejero para vender golosinas en la avenida Pedro Montt, pero los escasos ingresos aún no permiten que el matrimonio pueda independizarse y arrendar una habitación. “Se vende muy poco, está muy mala la cosa desde el estallido social y ahora con la pandemia hay mucho comerciante ambulante, mucha competencia”, explica.

Sonia lo apoya pero igual está buscando empleo, porque necesitan ahorrar para poder compartir juntos sus vidas como corresponde. Ella llegó a vivir a Chile hace un año y ocho meses, y en la hospedería está hace un año y dos meses. “Es muy agradable estar aquí, por todos los beneficios que tienes y todos los problemas que no tienes, pero siempre una quiere su independencia”, señala.

Ella es pensionada y cuenta que trabajó de obrera, costurera, vendedora, secretaria y recepcionista en su natal Venezuela. “Yo tenía mi casa en San Sebastián de los Reyes. Al final por la mala situación económica cuidé de mis nietos porque dos de mis tres hijos (44, 40 y 36 años) emigraron a Chile, hasta que me trajeron”, cuenta.

Sin embargo, tuvo problemas de convivencia con la hija con la que llegó a vivir a Valparaíso. Su otro hijo vive en Rancagua, casado y con una hija –su nieta- que ella todavía no conoce. Por esa razón “me eché a la calle”, dice con tristeza. Agrega que no es alcohólica y que hace 36 años que no fuma. “En la calle conocí muchas cosas, estuve en el albergue de Don Bosco y en la hospedería del Hogar de Cristo. Pero me bajó una depresión grande, no me importaba mi vida, me fui y me amanecía tomando, en la calle me ofrecieron prostituirme, vender droga, robar. Yo sabía que todo era peligroso, más aún por mi condición de extranjera, y un día recibí una cuchillada en una pierna. Recuerdo que al hospital me fueron a buscar del Hogar de Cristo, me dijeron que volviera, que ellos me iban a ayudar y así fue”, relata.

El 1 de enero, hace exactamente un año, volvió a la hospedería e ingresó al programa de rehabilitación del Hogar de Cristo, que ayuda a quienes tienen problemas de consumo de alcohol y otras drogas. Desde entonces, ella y Antonio no han vuelto a consumir alcohol y tienen muchos proyectos.

“Empezamos a pololear el 14 de febrero, el Día de los Enamorados, y el 3 de marzo él ya estaba buscando hora para casarnos. Me insistió mucho, a mí no me parecía lógico, porque tenemos mucha diferencia de edad y teníamos poco tiempo de novios, pero un día me dijo ´¿te vas a casar conmigo, sí o no? Entonces acepté”, dice Sonia, quien ya tiene 7 nietos y un bisnieto.

Saben que los desafíos que deben superar son muchos, pero los sostiene la esperanza del amor. En este video puedes verlos dando sus buenos deseos para el 2021.

SI QUIERES AYUDAR A LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE CALLE

Dona Aquí