Main Donate Form

$ 0

María Isabel Robles:

“Buscamos la integración de las personas con discapacidad mental”

Hogar de Cristo estuvo presente en la jornada organizada por la Universidad Católica que abordó los desafíos en salud mental y política pública, un tema acuciante en un Chile que tiene paupérrimo presupuesto de salud para este ítem y altos niveles de depresión, por nombrar sólo uno de nuestros males en la materia.

María Luisa Galán

 

“Trabajamos con las consecuencias de una mala salud mental en nuestro país. De un abordaje precario, de mala calidad y poco oportuno”, dijo esta semana María Isabel Robles, directora nacional técnica de apoyo, cuidado y desarrollo de la autonomía del Hogar de Cristo en la IV Jornada de Investigación y Políticas Públicas en Salud Mental que se realizó en la Universidad Católica.

La actividad, que se realiza precisamente en el mes de la salud mental, congregó a expertos en el área, como Cristian Anuch, director del Hospital Sótero del Río, y a Ignacio Irarrázabal, director del Centro de Políticas Pública de la UC, entre otros. Además, expuso Juan Guillermo Valenzuela, director del medio comunitario ONG Radio Diferencia, una agrupación de usuarios de hospitales psiquiátricos ubicada en la región de Valparaíso. A su vez, se realizaron mesas de trabajo en donde se expusieron las mejores experiencias en temas de discapacidad mental.

En su intervención, María Isabel Robles expuso sobre el trabajo que está realizando el Hogar de Cristo en esta materia. “Quiero motivar a que trabajemos más en conjunto. Nosotros trabajamos con el piso de la inclusión, desde la mirada de la diferencia, diversidad y derechos humanos. No queremos generar dispositivos, soluciones, que sean un patrón común para todas las personas. Queremos que se recoja la diversidad, la diferencia y sea validada como positiva en la construcción de la sociedad”, dijo.

“Estamos trabajando en el camino de la restitución de los derechos de las personas, recorriendo un camino que nos lleva a salir de la mirada asistencial, benéfica, y nos conduce a poder instalar en los programas sociales, independiente de quién los administre, una perspectiva de derecho en donde las personas tienen que ser vistas y tratadas en su dignidad e igualdad de condiciones, reconociendo sus diferencias y particularidades. Miramos a la persona vinculada con su comunidad. No lo entendemos como un individuo aislado, solo, sino en un contexto con relaciones, vínculos que enriquecen su vida y ayudan a reconocer esa dignidad de ser humano”.

Por otra parte, Ignacio Irarrázabal reconoció la labor de las ONG porque “están donde hay más pobreza. Las organizaciones de la sociedad civil no son sólo prestadoras de servicios, sino que movilizan el interés público. Algunas pueden ser chicas, pero el impacto está en su rol expresivo porque posicionan el problema”.

 

 

¡Hazte Socio aquí!

Noticias Relacionadas