Main Donate Form

$ 0

Premian a Hogar de Cristo por Temas de Innovación

Durante tres días seguidos, estudiantes de la Universidad del Desarrollo en Santiago y Concepción pusieron sus talentos al servicio de otros, analizando diferentes retos para buscar soluciones reales a problemas reales. Nuestra Fundación participó con 11 proyectos y fue distinguida como la institución externa que más desafíos presentó.

 

Por María José von Mühlenbrock

 

“Casa Inclusiva para adultos mayores”, “Quilicura Verde: Mejora de espacio y Punto Limpio para Comunidad del Jardín Infantil Raúl Silva Henriquez”, “Marketing para la Inclusión” y “Minga inclusiva en Estación Central”, fueron cuatro de los 11 desafíos que presentó el Hogar de Cristo en la Semana i de la Universidad del Desarrollo (UDD).

Tres intensos días de un programa que se realiza a partir de retos dirigidos a alumnos, propuestos por docentes de la universidad y/o empresas e instituciones, donde se busca fortalecer el desarrollo de competencias a través de la interdisciplina y la colaboración.

Tal como lo promociona la Universidad, “los desafíos de Semana i se caracterizan por ser retadores, interactivos y vinculados con el entorno. Su objetivo es que los alumnos participen, a tiempo completo y de forma interdisciplinaria, en actividades pensadas en la flexibilidad de la forma de aprendizaje”.

Claudio Azócar, Encargado de Innovación y Emprendimientos de Acción Solidaria del Hogar de Cristo, fue la cara visible de la Fundación en esta actividad y describe la experiencia como más que positiva.

“Nosotros, como Hogar de Cristo, tenemos como mandato convocar con entusiasmo y vincular a la comunidad en su responsabilidad con los excluidos de la sociedad y, para lograr ser entusiastas en nuestra invitación, tenemos que abrirnos a hacer cosas nuevas, a poder hablar otros lenguajes y adaptarnos a nuevas formas. Desde Acción Solidaria estamos constantemente alertas para detectar agrupaciones que están en los territorios asumiendo su responsabilidad con la pobreza y la exclusión, pero además queremos que otros se contagien y se sumen en el desafío de trabajar por un Chile más justo. Por eso, nos motivó la invitación de la UDD, porque académicamente es una instancia súper innovadora, que fortalece el trabajo en equipo e impulsa a los estudiantes a trabajar desde diferentes áreas por un objetivo común. Esta es una actividad anual que dura tres días, pero nuestro desafío es generar un compromiso, en los cientos de chicos y chicas que participan con nosotros y que ojalá dure para siempre”.

Fueron tres días de trabajo colaborativo desarrollado entre las sedes de Santiago y Concepción, donde 2.713 y poco más de mil alumnos, respectivamente, participaron de forma muy entusiasta en buscar soluciones posibles a problemas reales, sobre la base de desafíos planteados tanto por docentes de la Universidad como por instituciones ajenas a la UDD.

De los 156 retos ejecutados en Santiago este año, 93 fueron postulados de forma interna y 63 presentados por instituciones externas. De estos últimos, 9 vinieron de parte del Hogar de Cristo, que sumados a los dos que se realizaron en Concepción, hicieron que la Fundación fuera la organización que más desafíos presentó tanto este año, como en los tres que lleva desarrollándose la Semana i, con un total de 20 proyectos.

“Efectivamente el Hogar de Cristo es la ONG que más desafíos lleva presentados desde el inicio de la Semana i en el 2016”, comenta Francisca Vargas, Subdirectora de Responsabilidad Pública de la UDD. “Nos motiva muchísimo que una institución como la de ustedes se entusiasme a participar con nosotros, porque confían, respaldan y validan trabajar con nuestros alumnos en este gran proyecto y porque se alinean totalmente con nuestro modelo educativo UDD Futuro y uno de sus pilares, que es la Responsabilidad Pública”.

 

LOS DESAFÍOS DEL HOGAR

Con alumnos de carreras tan disímiles como Derecho, Diseño Gráfico, Psicología, Ingeniería Civil Industrial, Pedagogía en Educación de Párvulos y Publicidad, los retos presentados por el Hogar de Cristo debían ser interesantes de resolver.

Claudio Azócar comenta: “Acá los estudiantes postulan por intereses y no por carrera, por lo tanto, necesitábamos generar propuestas que pudieran competir con desafíos deportivos, artísticos, empresas B, etcétera. En los dos años anteriores hemos levantado desafíos con las agrupaciones que son parte de Acción Solidaria, porque necesitan mucha ayuda y los estudiantes tienen mucho talento y creatividad que aportar”.

Este 2018 la Fundación también planteó desafíos innovadores, realizables en sólo tres días.

“Fueron 11 entre Santiago y Concepción”, explica Claudio. Y agrega: “Algunos de ellos se desarrollan y ejecutan totalmente en las Fundaciones Hogar de Cristo, pero otros fueron realizados en alianza. Por ejemplo, con Momento Cero, consultora con la que Hogar de Cristo desarrolló el juego Derribando, y con Fundación Interpreta, que aborda problemáticas con migrantes”.

En ese sentido, el desafío Rompamos las Barreras Idiomáticas en las Hospederías del Hogar de Cristo, buscaba dar a conocer los derechos y deberes de los participantes de las hospederías de la Fundación, evitando los conflictos a raíz de los problemas de comunicación con la población migrante y también entregarles herramientas a los trabajadores para comunicarse de mejor manera con ellos. Este proyecto, al igual que los demás, “se tienen que pensar, diseñar y entregar o ejecutar en tres días, así es que todo lo que se realizó en la Semana i, ya tuvo beneficio directo en nuestros programas y acogidos”, dice Claudio.

Misma suerte corrieron los desafíos Quilicura Verde: Mejora de Espacio Punto Limpio de la comunidad Jardín Infantil Raúl Silva Henríquez, donde se buscó diseñar y construir un área verde comunitaria, que complemente el punto limpio del sector aledaño al jardín infantil para mejorar la calidad de vida de los niños, sus familias y los vecinos del sector; y las mingas inclusivas de Conchalí, Estación Central, La Granja y Quinta Normal, donde la idea fue recuperar un sitio o plaza que esté desmejorado para hacer una contribución en conjunto con personas con discapacidad mental de la Fundación, que además son vecinos del sector y así trabajar juntos para habitar la ciudad de una manera respetuosa y colaborativa.

“Para nosotros eso es un must”, opina Carlos Varela, Director de Emprendimiento y Responsabilidad Pública. “Toda la idea de la Semana i se basa en que haya un ‘intercambio de valor’ entre quien propone el desafío y quien lo resuelve. El incentivo funciona bien, pues al final la institución propone algo que necesita de verdad”.

Si bien el trabajo real se desarrolla entre alumnos e instituciones dentro de los días que dura el Seminario, “para poder levantar desafíos es necesario comenzar a planearlos por lo menos dos a tres meses antes y para eso fue clave el apoyo que recibimos de Jaime Lavín, en la Región Metropolitana; del equipo liderado por Cecilia Ponce, en Biobío, y del soporte general de las Fundaciones Hogar de Cristo. Tener jefes de programas que estén motivados en desarrollar iniciativas como estas en sus programas es vital”, finaliza Claudio.

Noticias Relacionadas
Noticias

Voluntariado: Dar todo por una sonrisa

Jainer Gómez es un joven venezolano con tres años de residencia en Chile. Y apenas aterrizó en el país, quiso ser voluntario y se inscribió para acompañar a los residentes de...


Especial de navidad, navidad en el hogar de cristo