Main Donate Form

$ 0

“Súmate a la aventura”: desde fútbol a acrobacias en verano

Durante enero, más de 50 jóvenes que han vivido experiencias de exclusión del sistema escolar o son vecinos de los colegios de reingreso de Súmate, asistieron a talleres de arte, deporte y malabares, en una de las primeras escuelas de verano de Fundación Súmate.

Por Daniela Calderón P.

“Participé en todos los talleres y el que más me gustó fue el de música. Es que cuando toco algún instrumento, me relajo mucho”, dice Matías Tirado (13), mientras se prepara para participar en una yincana junto a los compañeros con los que compartió durante todo enero en la escuela de verano “Súmate a la aventura”. El programa es una de las primeras experiencias de escuela abierta que Fundación Súmate crea para entregar entretención y asegurar la alimentación durante los meses de verano a los jóvenes que asisten a las escuelas de reingreso de Maipú y La Granja.

La actividad, liderada por Carlos Muñiz, abogado de la Fundación Súmate, está enfocada en brindar horas de esparcimiento y juego a alumnos y jóvenes vecinos de las escuelas, durante el mes de enero. Eran los propios chicos quienes decidían los talleres a los que querían asistir y los más populares resultaron ser de fútbol y básquetbol, artes, música y un curso de circo y malabares, que la reventó.

“Percibí mucha felicidad de parte de los chiquillos en los talleres. Por sus contextos familiares de vulnerabilidad y exclusión, muchos de ellos tienen pocas oportunidades de recreación. Por eso, había algunos que llegaban muy temprano y fueron fieles desde el primer día”, comentó satisfecho Carlos Muñiz, lamentando el fin de las escuelas de verano. “Me encantaría que el próximo año pudiéramos incluir más talleres y aumentáramos la difusión durante el año, para que cuando llegue el verano los chicos ya sepan que la escuela va a seguir funcionando. Este es un espacio tremendamente importante y un proyecto que necesita mayor difusión. De todas formas, me doy por pagado; los chiquillos se apropiaron de este espacio, se entretuvieron, aprendieron del trabajo en equipo y de fortalezas individuales”.

A través de jugar y pasarlo bien, los talleres de las escuelas de verano se enfocan en traspasar a los jóvenes valores de compañerismo, trabajo en equipo, perseverancia y esfuerzo. Así lo refuerza Diego Morales (26), profesor del curso de Artes Circenses, que se mostró entusiasmado en repetir la experiencia en 2021. “Aparte de entretenerte y disfrutar, con los talleres de trapecio o de malabares también aprendes de disciplina, que era lo que quería traspasarles a los chicos. Mi objetivo era que entendieran que si uno trabaja en algo constantemente se pueden obtener frutos y lograr cosas más grandes. Perseverancia es la clave. Además, con las artes circenses aumentas el nivel cognitivo y mejoras la salud física, lo que obviamente se verá reflejado en la vida cotidiana de los chiquillos”, terminó diciendo.

Noticias Relacionadas
Noticias

Observatorio por las Trayectorias Educativas

El Observatorio para las Trayectorias Educativas en Chile presentó este jueves sus dos primeros reportes sobre políticas públicas. Se trata de dos sólidos análisis que ayudan a entender por qué muchos...

Noticias

Bodas de Oro de Augusto y Ana

“Fue sin querer queriendo”. Esa reconocida frase del Chavo del 8 resume perfecto el inicio de la relación entre Augusto Blanco (68), trabajador de Hogar de Cristo, y Ana Correa (70)....