Main Donate Form

$ 0

Voluntariado #ChileSePrepara:

Para que la ayuda no se convierta en problema

Cualquier persona que esté interesada en hacer voluntariado, debe saber que lo mejor es capacitarse previamente. Ya están disponibles en la página web del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) cursos de capacitación online, en los que Hogar de Cristo participa. Así, los voluntarios se aseguran de aprender a cooperar en forma organizada y eficiente.

Por María Teresa Villafrade/ Fotografías: Rodrigo Becerra

7 Febrero 2024 a las 22:23

Ya lo vimos en emergencias anteriores: cientos de entusiastas voluntarios que se quedaban a la deriva, sin agua ni medidas de protección adecuadas para realmente colaborar a los damnificados que han perdido todas sus pertenencias. Es que el deseo de ayudar no es suficiente en casos tan dramáticos como el del reciente mega incendio en Viña del Mar y sus alrededores.

En estos días, en el Hotel O´Higgins de Viña del Mar, decenas de jóvenes que quieren ser voluntarios en la reconstrucción de campamentos y barrios de la región de Valparaíso, se encuentran vacunándose contra el tétano.

Se trata de una de varias medidas que la autoridad ha establecido como protocolo obligatorio para quienes desean ser voluntarios. Además de la vacuna actualizada, deben contar con seguro de salud, zapatos de seguridad, ropa gruesa que cubra todas las extremidades del cuerpo, antiparras resistentes, sombreros, cascos o jockey, mascarillas y guantes.

Por lo que, si el deseo es ayudar, el ideal es que antes las personas se informen y se capaciten para ello.

ACTUAR EN EMERGENCIA

El 10 de enero pasado, Hogar de Cristo fue invitado a participar en el plan de voluntariado “Chile se prepara”, una alianza entre Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), la Comunidad de Organizaciones Solidarias, Movidos por Chile y el Servicio Nacional de Prevención de Desastres (SENAPRED).

La iniciativa tiene como misión convocar a la ciudadanía a prepararse en temas relacionados con emergencia y la gestión del riesgo de desastres. De esta forma, se puede enfrentar más organizadamente las emergencias que con regularidad afectan a nuestro país.

Eugenia García, encargada técnica nacional de voluntariado, cuenta que el plan consta de tres áreas de formación:

  • El Plan de Formación de Voluntariados de Emergencia
  • Especialistas de Emergencia
  • Academia SENAPRED.

“Nosotros colaboramos en la capacitación del voluntariado de emergencia junto a COANIQUEM, CONAF, Cruz Roja Chilena, Psicólogos x Chile, América Solidaria, Fundación Honra, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales, IESA Contigo, MovidosxChile e INJUV”, explica.

Desde noventa minutos a dos horas dura cada clase por curso y se divide entre 2 a 3 sesiones. Además, cada voluntariado cuenta con un máximo de 100 cupos para postular y comenzar a trabajar. Los interesados pueden tomar uno o más cursos.

“El pasado 22 y 24 de enero, pusimos a disposición los módulos de Pobreza e Inclusión y de Voluntariado en contexto de Emergencia, que durante este proceso y el año 2023 estuvieron disponibles para los ciudadanos interesados y las organizaciones de la sociedad civil”, señala.

Chile se prepara

Hogar de Cristo participa en el plan de preparación de voluntariado de emergencia: Chile se Prepara.

La categoría Especialistas de Emergencia, se divide en 5 módulos donde se ofrecen dos fechas para realizar las sesiones que duran un total de dos horas. Cada módulo cubre áreas como manejo de extintores, primeros auxilios psicológicos, gestión del riesgo, entre otras.

Y la Academia SENAPRED, explica Eugenia García, eran cursos destinados exclusivamente a colaboradores de ese servicio, pero se abrió a toda la comunidad mediante la metodología e-learning. Esta categoría cuenta con 8 áreas de información sobre la cultura preventiva que van desde la ayuda humanitaria hasta la realización de planes de emergencia. Aquí, los voluntarios pueden obtener información y conocimiento de acuerdo con su ritmo y área de interés.

Las postulaciones ya se encuentran abiertas para todos los ciudadanos que quieran sumarse a este programa dentro de una de las tres categorías de formación en los meses de enero y febrero.

“Nosotros adherimos a esta convocatoria que da la posibilidad de que las personas se desplacen como voluntarios(as) hacia la zona de emergencia de manera centralizada y organizada, con el apoyo de los organismos competentes, en especial porque el INJUV entrega un seguro que los protege en caso de algún problema”, agrega Eugenia García.

Hogar de Cristo es co-autor del documento Orientaciones de Voluntariado de Emergencia, que se basa en los acuerdos de la Mesa Nacional de Voluntariado de Emergencia alcanzados en 2023.

PASO A PASO

Estas son algunas recomendaciones para un eficaz voluntariado de emergencia:

  • Antes de iniciar labores voluntarias en contexto de emergencia se debe catastrar la magnitud de los daños físicos y humanos en el territorio.
  • Debe existir un diagnóstico que evidencie las necesidades de las personas que se han visto afectadas por la emergencia, de este modo se tendrá claridad de qué insumos y acciones se requieren para apoyar de manera eficiente y efectiva.
  • La fuerza de trabajo voluntaria debe ser convocada y canalizada de manera coordinada y en función de las necesidades imperantes en la localidad afectada.
  • Las expectativas de la comunidad, de la entidad convocante y de voluntarias/os deben estar niveladas, a su vez, toda la información para la ejecución de labores debe ser comunicada de manera clara y precisa.
  • Los/as voluntarios deben ser capacitados en aspectos relevantes para el ejercicio de su labor, asimismo, deben conocer el contexto que produce la emergencia y conocer aspectos sociales, geográficos y demográficos básicos del territorio afectado.
  • Al momento de formar cuerpos voluntarios es preciso contar con el registro de antecedentes de identificación y de salud de los mismos, así como también conocimiento de las experticias que podrían poner a disposición y que podrían sumar de manera positiva a la intervención realizada.
  • El periodo de ejercicio del voluntariado de emergencia debe tener una fecha de inicio y término y esta debe estar estipulada en la carta de compromiso firmada al momento de formalizar la relación entre voluntarios/as y la entidad convocante.
  • La jornada de trabajo debe contar con un estándar horario, a su vez, las labores asignadas no deben exceder la capacidad mental ni física de las personas, propendiendo el cuidado y autocuidado de la salud de voluntarios/as.
  • Los grupos de voluntarios/as deben estar organizados y sistematizados en cuadrillas, que deben contar con un líder que identifique y comunique de manera clara las labores a ejecutar, el espacio territorial que se abarcará y el rango horario de voluntariado. Dicho líder tendrá el rol, además, de acompañar y monitorear al grupo humano a su cargo y también se ocupará de ser contraparte de voluntarios/as frente a cualquier inquietud o problemática.
Chile se prepara

Voluntarios de Hogar de Cristo en la entrega de kits de remoción de escombros en el campamento Manuel Bustos de Viña del Mar.

Cerrar
juntos en acción por valparaíso