Main Donate Form

$ 0

Casas portables y mochilas carpas para personas en situación de calle: ¿Solución o idea parche?

Expertos de todo el mundo se han dedicado a crear innovadoras instalaciones para proteger del frío y de otras inclemencias a las personas en situación de calle. Consultado el arquitecto chileno Iván Poduje, cuestiona este tipo de iniciativas. “Las personas en situación de calle requieren de una solución definitiva”, aclara.

Por Daniela Calderón P.
Hace algunos días la ciudad alemana Ulm hizo noticia por instalar, en varios puntos de la urbe, un conjunto de futuristas casas portables para que las personas en situación de calle pudieran dormir y capear en ellas las durísimas tormentas polares que está experimentando el hemisferio norte por estos días. Las cápsulas funcionan con energía solar y aportan seguridad y refugio durante la noche.

Cada cabaña diminuta está hecha de madera y acero y en su interior caben hasta dos personas, o una persona y su mascota. También, son impermeables, protegen del frío, el viento y la humedad, y llevan integrados paneles solares para proporcionar calefacción. Pueden cerrarse con seguridad desde dentro y cuentan con un sensor de movimiento, que envía una alerta a los trabajadores sociales cuando las puertas están abiertas. Las casitas tienen incluso una red de radio para que las personas puedan ponerse en contacto con el equipo que las supervisa si lo necesitan.

Esta no es la primera vez que arquitectos a nivel mundial presentan ideas innovadoras para proteger a las personas en situación de calle. Otra, implementada en Dinamarca, es Urban Rough Sleeper, una mochila de material resistente que cuando uno lo necesita, se convierte en una pequeña carpa para pasar la noche. “Es como una oruga”, en palabras de su creadora Ragnhild Lübbert.

Y una tercera: el proyecto Homes for the Homeless, creado por el arquitecto londinense James Furzer, que consiste en construir soluciones habitacionales que “ensambladas” en los edificios sirvan de refugio para las personas sin hogar durante al menos una noche. Su estructura permite que los refugios puedan ser instalados por encima de las aceras y su acceso es por escaleras a las que se accede directamente desde la calle.

Todos estos proyectos fueron analizados por el arquitecto chileno y magíster en desarrollo urbano Iván Poduje, quien no duda en rechazarlas. ¿Por qué, cuando suenan tan bien intencionadas y cumplen un rol de emergencia?
“Las personas en situación de calle requieren de una solución definitiva. Cuando se buscan estas alternativas lo que se hace es consolidar la precariedad en la que viven las personas en calle. Es mucho más cómodo para la autoridad generar estas instancias, porque son baratas y se hacen rápido. Como el tema es darles más protección, sería mejor hacer un trabajo comunitario con esas personas en vez de definir la ayuda a través de un objeto, que consolida la precariedad”, sostiene.

Para Poduje, la creación de este tipo de iniciativas es una forma cómoda de eludir el tema. “Al final del día esa persona tiene los mismos problemas que tenía antes pero en un habitáculo más cómodo. Lo que la autoridad debe hacer es ocuparse en serio del problema”.

Pero no todo es crítica, para abordar el problema del aumento de las personas en situación de calle, el arquitecto enfatiza en que los municipios son quienes deben adquirir un rol protagónico. “Me preocupa el aumento de las personas en situación de calle, producto de la pandemia y el estallido social en nuestro país. Lo que se requiere para tratar este tema son políticas de arriendo que permitan que las personas puedan acceder a ellos con mayor informalidad, además de implementar edificios residenciales para las personas que están en una situación transitoria de vivienda. En esto los municipios tienen un rol importante”, agrega.

En mayo de 2019, los ministerios de Desarrollo Social y de Vivienda, con la gestión operativa de Hogar de Cristo y otras fundaciones, partió con un programa piloto llamado inicialmente Vivienda Primero y que se ha extendido a otras ciudades del país y ha sumado a otras organizaciones, bajo el nombre Vivienda con Apoyo, y busca lograr lo que plantea el arquitecto. Dice Poduje: “Ninguna ciudad está preparada para que la gente viva en veredas, en plazas o parques y eso siempre genera roces con quienes habitan o trabajan en el sector. Es inevitable que se genere conflicto entre comerciantes, vecinos y personas en situación de calle. Por lo tanto, este es un tema que debe contar con la participación ciudadana para que la instalación sea sustentable en el tiempo, de lo contrario se verá como una consolidación de la informalidad que ya existe, y eso no es bueno”.

 

 

 

Si te interesa ayudar a quiénes representan la cara más dura y cruda de la pobreza, las personas en situación de calle

 

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas