Main Donate Form

$ 0

Aniversario 78:

¡Ellos conocieron a Alberto Hurtado!

Al cumplirse 78 años de la fundación del Hogar de Cristo, los testimonios de quienes lo conocieron en vida siendo unos niños, esos a los que él cariñosamente llamaba “patroncitos”, constituyen un patrimonio vivo, de un valor incalculable. Te invitamos a verlos y a escucharlos como si fuera ayer, comparando las viejas con las nuevas pobrezas que aquejan a Chile.

Por Comunicaciones Hogar de Cristo

“Yo llegué de niño a Santiago desde Temuco. Una noche en que estaba durmiendo cerca de la farmacia Andrade, en la calle, llegó una camioneta con un sacerdote, que nos dijo ´chicos, ¿por qué no se van conmigo? Yo estoy formando un hogar y quiero que todos los niños que no tienen un hogar vengan a vivir conmigo”.

El relato es de José Palma, quien de “patroncito” pasó a ser llamado después “el maestro José” por Alberto Hurtado, el sacerdote que le dio ese prometido hogar bajo el cual pudo formarse en un oficio, independizarse y establecer su propia familia.

Luego está el emotivo recuerdo de Pedro Torres (82), quien relata con lágrimas en los ojos:

“Estábamos tres niños en la calle esa noche, después llegaron los carabineros y nos corretearon, arrancaron unos para allá y yo arranqué para el otro lado y ahí estaba yo durmiendo cuando me encontró el padre Hurtado. Me dijo: yo te voy a dar un hogar, comida, igual que si estuvieras en tu propia casa. No te va a faltarte (sic) nada y vai a tener amigos. Ahí me envolvió en una frazada y me echó en la camionetita verde que él tenía”.

 

Francisca Araya (90), vecina del lugar donde nació Hogar de Cristo, cuenta lo que vio con sus propios ojos: “No hacía distinción entre los que teníamos un poquito más, un poquito menos. Si había alguien que tuviera algún problema, él siempre estaba pendiente. ¿Qué padre se va a levantar a las tres o cuatro de la mañana para recoger algo que a otra persona le pudiera servir? Era una persona muy especial, no era para este mundo”.

 

Así, como tantos otros niños de ese Chile pobre y andrajoso de 1944, tapados con diarios, perros y cartones, conmemoramos hoy un nuevo aniversario del Hogar de Cristo, que nació producto de un encuentro que remeció la conciencia de Alberto Hurtado: la de ver a un hombre en situación de calle, enfermo y mojado por la lluvia.

 

Hoy tenemos nuevos rostros de una pobreza que nos sigue interpelando con fuerza. Y como Alberto Hurtado, tenemos el deber moral de responder a ella con hechos y no solo palabras.

FOTOGRAFÍA PRINCIPAL: Pedro Torres durante una visita al santuario acompañado por el fallecido sacerdote jesuita Josse Van der Rest, conocido como el “padre de las mediaguas”.

SI TE INTERESA CONSTRUIR UN PAÍS MÁS DIGNO Y JUSTO, DONA AQUÍ


Donar

Noticias Relacionadas
Noticias

Navidad junto al Greench y los Pascuerences

La Navidad está lleno de panoramas. Pero este es uno sinigual. Mezcla la magia de la solidaridad, con entretención y tiempo para estar en familia. Se trata del último Encuentro Solidario...