Main Donate Form

$ 0

Arte Ayuda termina un ciclo: Gracias, millones de gracias

Más de 100 artistas y 800 obras fueron parte de esta iniciativa que por más de una década apoyó la causa de consumo problemático de alcohol y drogas. Hoy se cierra un ciclo con la satisfacción de haber aportado a hombres y mujeres que necesitaban de otros que creyeran en ellos.

Por María Luisa Galán

 

“Representamos una causa castigada socialmente, fea: los drogadictos, los culpables, los responsables de los que les pasa. No era una causa noble a la cual asociarse. Y de repente aparece un grupo muy importante de personas que se paran ante la sociedad desde su prestigio de artistas, de intelectuales, para respaldar una causa que es un tema de salud pública. El tenerlos detrás, con un respaldo incondicional durante muchos años, nos dio una fuerza extraordinaria. Hoy les quiero agradecer por no dudar nunca de lo que estaban respaldando”. Estas fueron parte de las emotivas palabras de Paulo Egenau, director social nacional del Hogar de Cristo, en la ceremonia de cierre de una etapa de Arte Ayuda, iniciativa que duró 13 años y congregó a más de 100 artistas nacionales, que donaron un centenar de obras para aportar recursos a la entonces fundación Paréntesis.

Arte Ayuda comenzó el año 2006 gracias al publicista y artista Manuel Antonio Aguirre, Cecilia Humaña, que trabajaba en el área de recursos del Hogar de Cristo y Paulo Egenau. Este año la iniciativa culmina luego de más de una década de ayuda que permitió construir “Mapumalén”, el primer programa terapéutico residencial para mujeres adolescentes en el país, en el que las jóvenes pueden hacer su proceso de rehabilitación en compañía de sus hijos lactantes o preescolares.

“Ustedes no están aquí porque sean buenas personas, sino por un deber, porque son tan responsables como nosotros. No le están haciendo un favor al Hogar de Cristo, se están comprometiendo como ciudadanos de un país que tiene unos olvidos éticos importantísimos. Arte Ayuda lo hicimos en conjunto porque la pobreza no es responsabilidad del Hogar, es tan nuestra como suya”, recalcó Paulo Egenau y agregó dedicadas palabras a Manuel Antonio Aguirre: “Tú nos viniste a buscar. Dijiste: ‘Acá hay algo que no está bien y nosotros como artistas, hombres y mujeres de la plástica, tenemos un deber, una responsabilidad, y nos tenemos que poner a la altura’. Animaste y acompañaste, diste cariño y sentido a todo lo que hicimos”.

El artista Santiago Aránguiz estuvo desde el principio y presidió el consejo de Arte Ayuda. Para él, no hay ningún fin. “Porque la pintura, que ha sido el objeto que intermedió entre el pensar y hacer algo para el Hogar de Cristo, seguirá siendo parte de nosotros. No es posible cortar estas amarras porque no son visibles y nadie las puede cortar. Sé que las circunstancias nos dicen que hay que esperar, pero tal vez será un momento para reflexionar sobre cómo viene la segunda parte de esta historia, que tiene que ver con un cambio de actitud de todos nosotros y con el cambio que va a suceder en el país porque el Hogar de Cristo debería pasar a tener un lugar fundamental dentro de los cambios sociales que debe tener el país”.

-¿Cómo, Santiago, fueron estos 13 años con el Hogar de Cristo?

-Fue un crecimiento notable porque aprendí, me enseñaron, logré conmoverme, me hice más sensible, adquirí una nueva forma de ver la belleza. Los artistas hacen de lo feo algo bello, de lo malo algo bueno, por eso nosotros sacamos, no ponemos nada. Profundizamos y de ahí sacamos para entregar. Mi experiencia en el Hogar de Cristo me ha hecho cambiar de actitud frente a la mirada que tenía de la pobreza y de todos los desvalidos de este país que son infinitamente más de lo que nosotros imaginamos.

-¿Qué visión tenías?

-Pensaba que el universo de las personas en situación de pobreza era menor. Me empecé a dar cuenta que está repartido en todo el país como una siembra de postergación que a lo único que conduce es a que se vayan muriendo la esperanza, los sueños, las verdades para las cuales viniste al mundo. Por eso, el arte, la cultura, la belleza, la poesía, todo lo que tiene que ver con el universo intangible, que parece como inútil, es lo útil que rescato para el futuro con esta experiencia. Obviamente en el tiempo que tenga de vida voy a estar y lo voy a hacer.

-¿En la pobreza también hay arte?

-El hombre pobre se transforma en un ser infinitamente creativo para superar las dificultades, sino muere. El problema es que los pobres sobreviven y se adapta biológicamente al nido, buscan refugio, un lugar y se acomodan a esta geografía del desprecio y eso lo podemos ver a cada instante. Y para eso hay que seguir trabajando, hay que moverse, no sólo pensar, sino hacer.

¡Involúcrate tú también!

 

Noticias Relacionadas
Noticias

Jugao 2022 ya tiene contendores

Por sorteo, ya se definieron los equipos que iniciarán la tercera versión de Jugao. Se trata del debate inter-escolar más importante de Chile, que se inscribe en el Mes de la...