Main Donate Form

$ 0

Andrés Julián Gómez: De Ibagué a Antofalombia

Este joven colombiano dice que desde su nacimiento ha tenido siempre problemas para encontrar una zona de confort. Finalmente, tuvo que viajar desde su tierra natal a Antofagasta -o Antofalombia como le dicen por los 27.000 colombianos residentes aquí- para dar con el programa Súmate a tu barrio, del Hogar de Cristo, y hallar la anhelada estabilidad emocional para recuperar sus estudios.

Texto: María Teresa Villafrade

Fotografías: Camila Toro

A sus 18 años, Julián acaba de terminar octavo básico gracias al programa Súmate a tu Barrio que funciona en el centro comunitario de la población Bonilla y que ayuda a los alumnos rezagados como él a recuperar sus estudios en un sistema 2×1, con asesoría de profesores y dando exámenes libres.

Diagnosticado de TEA (Trastorno del Espectro Autista), este joven colombiano oriundo de Ibagué, llegó a vivir a la casa de su abuela inmigrante también, hace un año. En la llamada “Perla del Norte” se estima que habría 27 mil colombianos, que representan una cuarta parte de los migrantes de esa nacionalidad que hay en Chile, y Andrés es uno de ellos.

“Mi abuela conoció a su actual marido chileno en Badú, el Tinder de los abuelitos”, confidencia sonriendo. Su padre murió y su madre tiene problemas de bipolaridad, razón por la cual él quiso venirse a Chile y probar suerte. “Estaba atrasado en los estudios porque mi mamá nunca quiso pasarle mis papeles a mi familia paterna con la cual me fui a vivir. Yo no quería seguir viviendo con ella, porque es muy tóxica y me tenían en un colegio donde se formaban a los criminales del futuro. Sufrí de bullying por tener Asperguer”, dice usando un vocabulario y un léxico envidiables.

Julián es un ser muy especial. Cuenta que cuando su familia no sabía nada del TEA, lo consideraron en el colegio como si tuviera un retardo mental y un sicólogo lo llenó de pastillas. “Mi autoestima bajó tanto que a los 13 años atenté contra mi vida. Mi familia me dijo que era un bobo por intentar matarme. Finalmente, los mismos profesores que tenía en Colombia me sacaron del colegio”, cuenta.

Una vez radicado en Antofagasta, su abuela empezó a buscarle un establecimiento en el que pudiera recuperar su trayectoria educativa. Fue una vecina que tenía a un hijo en este programa, la que le contó a Julián de Súmate. “Apenas me inscribí, me comprometí a estudiar y a portarme bien. Claramente con el método que usan aquí, donde combinan autoestima, aprendizaje y cariño, veo posible un futuro mejor para mí”, señala.

– ¿Qué te han parecido tus profesores del programa Súmate?

-“Para mí representan mi estabilidad emocional, ellos me han hecho encontrar una zona de confort increíble. Todos han sido extremadamente generosos, les estoy muy agradecido”.

-¿Qué te gustaría hacer cuando termines de estudiar?

-“He pensado en distintas alternativas, me gustaría ser ilustrador, trabajador social o diseñador gráfico. También quiero tener un trabajo estable y un hogar. Porque cuando me vine a Chile, lo perdí todo, el único amigo que tenía. Desde mi nacimiento que tengo problemas. El mundo adulto es terrible, pero quiero que mi familia esté orgullosa de mí”.

Si te interesa la causa de los niños, niñas y adolescentes vulnerables y excluidos del sistema escolar ¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas
Noticias

Jóvenes lo dieron todo en el primer Jugao 2022

Desde la sala Celso Furtado de la Cepal, en Santiago, comenzó la primera ronda de Jugao, el gran torneo de debate interescolar que desde hace tres años organizan las fundaciones Padre...

Noticias

Global Teacher Prize es el Oscar de los educadores

Sergio Elgueta (33) estudió Pedagogía en Historia en la ex Universidad UCINF, hoy perteneciente a la Universidad Gabriela Mistral, y cuenta que al día siguiente de haberse titulado encontró trabajo en...