Main Donate Form

$ 0

Héctor Ulloa, el Charro de Vivienda Primero:

Canta Resistiré como un himno a la gente como él

Fue convocado por un equipo de Canal 7 que lo vio en el reportaje de 24 Horas “La dura batalla por salir de la calle” y hoy se encuentra preparando una emotiva presentación del icónico tema “Resistiré” para otra nota en el mismo canal. “Somos nueve viejos con historias tremendas”, dice, mientras nos cuenta cómo piensa salir adelante, cantando.

Por Matías Concha P.

Hoy, a pocas semanas del reportaje en TVN, “El Charro”, como también es conocido el cantante callejero que tuvo una dura y larga experiencia de vida en calle, adelanta que pronto estará  junto a otros adultos mayores, interpretando el clásico tema “Resistiré” del Dúo Dinámico, en un programa televisivo. “Hace pocos años estaba en la calle, muerto de frío, con hambre, ahora estoy ensayando música en la televisión. Tengo trabajo y vivo en un departamento, estoy maravillado”, declara Héctor Ulloa (62), quien fue beneficiado por el programa Vivienda Primero, que otorga un techo sin condiciones a personas con más de 50 años y larga experiencia de vida en calle para lograr su inclusión social.

Héctor hoy habita un departamento ubicado en la comuna de Independencia, muy cerca de la estación del Metro Hospitales. Está sano, tiene un techo estable y no sufre ninguna enfermedad crónica. “Si me preguntan por la mejor etapa de mi vida, es ésta. He vivido un dolor enorme, la calle es terrible, pero no me permito avergonzarme de quién fui y busco admirar a quién soy ahora. Aunque no sea gran cosa, me considero un hombre bueno”.

En su departamento hay dos dormitorios. El primero es suyo; el segundo, lo ocupa un hombre de 70 años que también vivió en situación de calle. Ambos se cuidan, se controlan los horarios y se cuentan las historias de cada día. Esta semana, por ejemplo, Héctor ha estado practicando una canción de Pepe Aguilar, llamada: “Por una mujer bonita”.

Héctor se dio a conocer luego de contar su experiencia  en un reportaje de TVN sobre el programa Vivienda Primero, que entrega sin condiciones ni exigencias un hogar a personas en situación de calle. La iniciativa parte por ubicarlas en una casa que cuenta con todos los gastos pagados, y además reciben aportes monetarios para alimentación, movilización, trámites de salud y vestuario. Lo más relevante es que están apoyados por un equipo psicosocial que los ayuda en su proceso de inclusión social.

-¿Te costó dejar la calle?

-No, porque la calle mata, así de simple, te mueres de frío, de hambre… dejé de cantar mis rancheras, perdí mi oficio. Un día me miré al espejo, estaba barbón, colorado, me di vergüenza a mí mismo, y recordé a mis hijos, me aburrí de llorar por ellos… Quise hacer algo, así que dejé el copete en la calle. Nunca más tomé un vaso de vino.

Héctor cuenta que su padre era un hombre con problemas de alcohol, que castigaba a su madre, golpeándola con el cinturón, que la amenazaba. “Mi papá era una persona violenta. Cuando él llegaba alcoholizado hacía pedazos a mi mamá, eso es algo que uno no olvida”. Los Ulloa tuvieron que huir a una mediagua en Villa Francia. Un amigo de la familia les regaló un terreno en el lugar. “Desde ese momento nunca más fuimos al colegio, teníamos que traer el pan para la casa, así que salíamos a cantar en las micros. De ahí viene mi pasión por la música”.

Su padre, como le contó años después una enfermera del Hospital Barros Luco, murió de cirrosis hepática a los 55 años. La madre, sin tener mayor apoyo, se hizo cargo de toda la familia. “Ella falleció de una trombosis hace años, me alegro porque no alcanzó a verme en situación de calle”.

Héctor se enamoró a los 22 años, tuvo cuatro hijos. Y a pesar de vivir de muchos oficios, dice que el canto fue la única constante en su vida. “Durante más de 20 años seguí trabajando como cantante de micros”, recuerda. El problema se fue dando con el pasar de los años, cuando el consumo problemático de alcohol, se fue transformando en una situación incontrolable. “Al final, opté por irme de la casa. Yo sé lo que es crecer con un papá alcohólico, así que preferí que mis hijos no vivieran con un ejemplo tan nefasto. Alcancé a estar 7 años en la calle, la herencia del alcoholismo en mi caso salió ganando”.

-¿Te arrepientes?

-Tal vez hice mal de haberme ido, es algo que me va a perseguir siempre. Además la calle es algo difícil, no es que te vayas de “vacaciones”. Por el contrario, se pasa hambre, se vive con frío o quemado por el calor. No existes para nadie, la gente pasa al lado tuyo y no te mira, como hueles mal o te ves feo, dejas de valer para el resto.

Hoy es una de las 30 personas de la región Metropolitana de un total de más de 350 en todo Chile que se han beneficiado del programa Vivienda Primero. “Ahora estoy soñando despierto. Cuando abrí la puerta del departamento, sentí mucha emoción porque hace rato que no tenía unas llaves en mis manos. Aún no creo que voy a poder abrir la puerta, salir a comprar y volver a mi casa. Esto es algo precioso que voy a cuidar mucho”, agrega.

Su esfuerzo no ha parado. Hasta hace pocas semanas Héctor estuvo trabajando en una empresa de aseo, limpiando calles y plazas en Independencia. Inclusive, revela que más de una vez se topó con amigos que aún continúan en situación de calle. “Es fuerte verlos y recordar cómo vivíamos. La mayoría de ellos sigue igual o peor, porque como te decía, la calle te mata”.

-¿Qué te dicen?

-Me felicitan, nos reímos, pero, en el fondo, a mí me da pena, ganas de ayudarlos. Pero también siento orgullo por haber salido adelante, por eso me van a ver pronto en el programa del caballero con el parche en el ojo, no me sé el apellido, en TVN. Voy a cantar por todos mis amigos que no lo han logrado.

-¿Cómo vives esta segunda oportunidad en la vida?

-Me permitió volver a mi verdadera pasión, la música. Con decirle que hoy tengo tarjeta de presentación, recuperé mi traje de Charro, los de Tvn me consiguieron uno para salir a cantar… Ahora, que mi vida se ha ordenado, quiero recuperar todo lo que me quitó la calle, como cantar rancheras, vestirme con mi traje de charro, afeitarme, saber de mis hijas, dormir tranquilo, no tener miedo.

¿Qué canción vas a cantar en el programa?

-Resistiré, porque yo sigo resistiendo, viviendo. En Chile es duro ser un viejo. Yo lo digo por lo que viví en la pandemia. Si algunas personas mayores con recursos no tenían para remedios, y quedaron abandonados por sus cabros, entonces imagínate cómo fue para mis amigos mayores  enfrentar la pandemia en la calle, no se puede estar más solo.

POR UN PAÍS MÁS DIGNO Y JUSTO

Noticias Relacionadas
Noticias

Esperanza Nuestra: Colecta 2022

“Si no existiera este lugar, mi rehabilitación hubiera sido lentísima. Todo es particular y sólo el gasto en hora de kine son cincuenta mil pesos, más o menos. Y acá tenemos...

Noticias

Voluntariado Corporativo Edenred

El Día Global de Voluntariado o IdealDay lo celebra sagradamente cada 21 de junio la empresa Edenred en los más de 40 países donde está presente. Este año, por ser declarado...