Main Donate Form

$ 0

Gustavo Soto:

“El corazón clama por abrazarlos y enjugarles las lágrimas”

Estudiante de teología de 24 años escribió y compartió a través de redes sociales su testimonio después de trabajar 14 horas seguidas al cuidado de personas con discapacidad mental severa en situación de pobreza. Con una redacción muy personal, cuenta aquí una experiencia transformadora.

Por Daniela Calderón

“Son las cuatro y media de una larga y fría noche de otoño. Cumpliendo como cuidador voluntario del Hogar de Cristo, hube de ingresar a las 18 horas para retirarme a las 8 de la mañana. A la entrada, me recibió una afectuosa acogida de la jefa del centro, de la encargada de salud y del equipo todo. Revistiéronme de mameluco, doble mascarilla, cofia, pantalla plástica para el rostro y cubre zapatos: rigurosas medidas, pero prudentes, de seguridad, para posteriormente encontrarme con los pacientes”.

De esta forma parte el emotivo relato que Gustavo Soto (24), un estudiante de tercer año de Teología de la Universidad Católica escribió y compartió con sus amigos y familiares a través de redes sociales, tras vivir su primera noche como voluntario en el Centro de Acogida Residencial para personas con discapacidad mental, San Luis Gonzaga de La Granja.

El texto, escrito por Gustavo tras 14 horas de trabajo en la residencia, donde bañó, alimentó y cargó a personas con discapacidad mental severa, buscaba expresar la admiración que este joven sintió hacia las cuidadoras de enfermos que día a día se dedican a atender y entregar cariño a personas que se encuentran en situación de pobreza y abandono. “Para hacer ese tipo de trabajos, se necesita una fortaleza y templanza sumamente elevadas. Las trabajadoras no querían irse a sus casas, quería quedarse ahí cuidando a los usuarios. Eso te habla del tremendo compromiso de los trabajadores de Hogar de Cristo”, cuenta por teléfono.

El relato que Gustavo compartió con sus amigos sigue así: “Conocí después a una paciente de carácter encantador, apacible y dulce. De alimentarla hube, con cucharitas de una papilla elaborada a partir de leche en polvo Ensure y una adición de leche líquida. La calma y confianza que me dio al servirle el alimento asemejábanla tiernamente, a sus 50 y tantos años, a una pequeña chiquilla o a una recién nacida. Ninguna palabra decía, pero en sus ojos, expresivos, quise y pude, dejando atrás las apariencias, acercarme a su espíritu. Comprendí en ese momento el propósito por el que había ido a ese lugar. Lo mismo con la próxima y última paciente a la que alimenté y con todos los demás a quienes tuve la posibilidad de conocer, bañándolos o mudándolos”.

Hasta ese día Gustavo solo tenía la experiencia de trabajar como voluntario en Belén UC, un proyecto de su casa de estudios donde ayudan a jóvenes de familias vulnerables de las comunas de San Joaquín y Macul a prepararse para PSU. “Me encontré con una situación que no conocía. Sí conocía casos de pobreza, vulnerabilidad y de marginalidad, por mi trabajo en el preuniversitario, pero no de personas en condiciones de salud mental problemáticas. La marginalidad en la que están estas personas te marca como cristiano. Es que cuando se ve a Cristo en el otro, el corazón clama por abrazarlos, enjugarles las lágrimas y seguir juntos”, cuenta recordando su jornada de voluntariado en el San Luis Gonzaga.

El voluntariado de Gustavo en ese Centro de Acogida Residencial de la Granja, un día que al parecer no va a olvidar fácilmente, termina así: “Nada importaban las bocas desdentadas o los dientes podridos, nada las mudeces o ininteligibles palabras, nada las defecaciones en los pasillos o el tener que vérmelas con aquel grandote hombre para poder, cargándolo, conducirlo a su silla de ruedas o a su cama. ¿Qué podría todo ello importarme si en los ojos de esas personas descubrí el destello de su alma y el reflejo de Cristo. Ha sido una noche ardua, fría, extensa, de imparable trabajo. Aún queda por hacer labor. Vale la pena. Por Dios que vale la pena”.

 

 

¿Quieres apoyar a las personas en situación de vulnerabilidad?

¡Hazte Socio aquí!

 

Noticias Relacionadas