займ онлайн без проверок

Mujeres

Hogar de Cristo trabaja con las poblaciones más vulnerables en todas sus líneas de acción y en varias de ellas, más de la mitad o casi la mitad de las personas atendidas en nuestros programas son mujeres.

 

Entre enero y octubre de 2017, en las líneas Adulto Mayor y Educación Inicial, que dice relación con niñas en nuestros jardines infantiles y salas cuna, el porcentaje de participación femenina fue de 49%. En Inclusión Laboral, el 60% son mujeres en busca de capacitación para el trabajo y/o empleo; en lo que tiene que ver con el área Infanto Adolescente, un 52% son niñas y jóvenes en residencias de protección; en Reinserción Educativa, el 46% de los estudiantes son mujeres. En programas específicos de violencia de género, obviamente, la mayoría es femenina.

 

En el periodo abordado, el peso de las líneas Personas en Situación de Calle, donde un 87,4% son hombres, y Consumo Problemático de Drogas y Alcohol, donde también hay una mayoritaria presencia masculina con un 77%, entregan una proporción total de 33% mujeres y 67% hombres.

 

Esto, sin embargo, no debe llamarnos a engaño: la feminización de la pobreza -que es el predominio de las mujeres entre la población más vulnerable- resulta hoy una realidad incontestable. Chile ha presentado una mejora en sus índices de pobreza en general como la mayoría de los países de América Latina, pero los de pobreza femenina se han elevado, no obstante la implementación de políticas públicas de igualdad de género. La feminización de la pobreza se consolida, ya que las mujeres son el grupo más numeroso entre los trabajadores pobres de nuestro país.

 

Respecto de nuestras fundaciones, Rostros Nuevos, que trabaja con personas con discapacidad mental, entre enero y octubre de 2017, había atendido a 638 mujeres de un total de 1.560 usuarios. De ellas, 240 pertenecen a programas de apoyo familiar domiciliario. La edad promedio de las acogidas es 40 años. En alrededor de un 55% de los casos, su discapacidad se debe a causas psíquicas. Más del 70% se encuentra en situación de pobreza monetaria extrema. 6 de las asistidas son migrantes.

 

El Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social dio a conocer a fines de 2017 los resultados de la Encuesta Nacional sobre Salud Mental y Apoyo Social en Chile, aportando importantes luces  sobre síntomas depresivos en la población, siendo la depresión el trastorno mental más frecuente y el mayor causante de discapacidad en el mundo. Lo  más llamativo y preocupante de la encuesta es su prevalencia entre las mujeres más pobres del país.

 

Según datos de CEPAL, cerca del 80% de los cuidadores de personas dependientes que requieren de apoyo cotidiano -niños, personas mayores, personas con discapacidad o con enfermedades crónica-, son mujeres. Algunas de ellas, con la responsabilidad además de ser jefas de hogar y, por lo mismo, con niveles de concentración de pobreza más altos. En este contexto, la carga asociada al cuidado informal se traduce para la cuidadora  en  dificultad para acceder al mundo laboral, doble jornada, altos niveles de estrés, aislamiento, ruptura de vínculos familiares y sociales, con el consiguiente nocivo efecto en su salud física y mental. Esto es parte de lo que nos preocupa y ocupa en relación a pobreza y mujer en el Hogar de Cristo. La feminización de la pobreza es una realidad y la relevancia de educar, capacitar, apoyar a las mujeres, jóvenes y niñas en situación de pobreza y de favorecer su reinserción escolar, laboral, social con políticas en ese sentido, es uno de nuestros focos de trabajo cotidiano.

 

Link de Interés:

Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género